Ir a contenido

MOTOR ECONÓMICO

La Fira de Barcelona invertirá 380 millones para ampliar Gran Via y reformar Montjuic

La instalación de Gran Via crecerá 60.000 metros cuadrados con la adquisición de la nave de Porcelanosa y Montjuïc se reordenará urbanísticamente

Salvador Sabrià

Asistentes en el Mobile World Congress de Barcelona del 2018.

Asistentes en el Mobile World Congress de Barcelona del 2018. / JOAN CORTADELLAS

La Fira de Barcelona volverá a crecer. Lo hará mediante una ampliación del recinto de Gran Via, en los terrenos de L'Hospitalet de Llobregat que ocupa actualmente la gran nave de Porcelanosa, que linda con la avenida Juan Carles I y la calle Ciències, justo al frente de la puerta principal de la instalación ferial, con lo que sumará unos 60.000 metros cuadrados más. Se trata de una edificación de dos plantas, con la que la superifice total bruta de exposición de Gran Via llegará a los 300.000 metros cuadrados y será "uno de los recintos feriales más grandes de Europa", según el director general de la Fira, Constantí Serrallonga.  

Además, también se renovarán los locales de Fira de Barcelona en Montjuïc, en este caso con una reforma que incluirá una reordenación urbanística y de las calles de la zona, con la principal novedad de convertir en peatonal la avenida de Maria Cristina, la cesión de algúan pabellón al Ayuntamiento de Barcelona y la ampliación de la calle de la Guardia Urbana para que haga más fáciles las conexiones una vez cerrada al tráfico la avenida. De esta manera, el recinto de Montjuïc quedará todavía más integrado a la vida ciudadana. 

Las obras se financiarán mediante la sociedad Fira 2000, que se utilizó para pagar la construcción de las actuales instalaciones de Gran Via, mediante una ampliación del crédito que aún está pendiente de cancelar de aquellas obras. En total, entre la nueva ampliación en L'Hospitalet de Llobregat y las reformas en Montjuïc está previsto invertir unos 380 millones de euros, aproximadamente. Según Serrallonga, el coste de las obras en L'Hospitalet y en Montjüic será muy similar, aunque el más inmediato será el que se dedicará a la ampliación de Gran Via. Las instituciones implicadas en las obras recalcaron ayer su voluntad de que se mantenga la misma línea arquitectónica que el resto de recinto, obra de Toio Ito, ya sea adjudicándolo al mismo arquitecto o mediante un concurso con unas bases que obliguen a respetar el tipo de diseño.

La renovación responde al objetivo de los socios de Fira de Barcelona de asegurar la continuidad de sus actividades, como el Mobile World Congress que ya reclamaba más espacio, disponer de suficientes posibilidades para competir con las mejores entidades feriales europeas y mundiales y crear las condiciones para poder celebrar una o más muestras a la vez, sin que las labores de montaje y desmontaje limiten el calendario de disponibilidad de los recintos. La Fira mantiene una evolución ascendente en los últimos años en los que ha logrado varios récords consecutivos de ingresos.

La aprobación del llamado plan de infraestructuras feriales se adoptó en la reunión del consejo general de Fira, el pasado diciembre, en el que también se hizo efectivo el nombramiento de Pau Relat como presidente del consejo de administración de Fira de Barcelona, en substitución de Josep Lluis Bonet, el presidente que pilotó la construcción y puesta en marcha del actual recinto de Gran Via. Aunque falta concretar los plazos exactos del calendario, la previsión es que la ampliación de Gran Via esté finalizada en el 2024 y la reordenación y reforma de Montjuïc, en el 2029, coincidiendo con el centenario de la Exposición Universal de 1929, los orígenes de la feria barcelonesa.

En el acto de presentación del plan de infraestructuras han participado los dirigentes de todas las instituciones y entidades que se han comprometido a tirar adelante las obras y las medidas administrativas y urbanísticas necesarias para ello: el presidente de la Generalitat, Quim Torra; la alcaldesa de Barcelona y presidenta del Àrea Metropolitana de Barcelona, Ada Colau; la alcaldesa de L'Hospitalet de Llobregat, Núria Marín; el presidente de la Diputació de Barcelona, Marc Castells; el presidente del consejo de administración de Fira de Barcelona, Pau Relat; el director de la Fira, Constantí Serrallonga y el presidente de Fira 2000, Albert Castellanos.