PROTECCIÓN A CONSUMIDORES

“Los pleitos heredados de la anterior crisis coexisten hoy con nuevos frentes”

Patricia Suárez, presidenta de ASUFIN Catalunya, reflexiona sobre los nuevos desafíos a los que se enfrentan los consumidores, fruto de una coyuntura económica especialmente adversa para una parte de la población expuesta a productos inadecuados, que alimentan el sobreendeudamiento 

Patricia Suárez, presidenta de ASUFIN

Patricia Suárez, presidenta de ASUFIN

4
Se lee en minutos

La crisis financiera, acontecida hace ya más de una década, dejó como triste herencia una serie de productos y servicios con cláusulas inadmisibles, ya hoy felizmente declaradas abusivas, anuladas y expulsadas de los contratos de miles y miles de afectados, relata Patricia Suárez, presidenta de ASUFIN Catalunya, asociación de usuarios financieros. Tras una larga y ardua batalla en los tribunales, primero emprendida en solitario por los afectados, y con el posterior respaldo de asociaciones representativas, como la propia asociación que este año cumple 12 años, gran parte de esta mala praxis bancaria ha sido desterrada.

Quedan algunos cabos sueltos, eso sí, como recuerda Suárez: “Un IRPH que no termina de aclararse, muchos hipotecados en multidivisa, los gastos a los que hicieron frente la práctica totalidad de los prestatarios antes de la reforma de la ley hipotecaria, entre otros muchos”.

Patricia Suárez, presidenta de ASUFIN Catalunya

“Los pleitos heredados de la anterior crisis, como las hipotecas multidivisa, coexisten hoy con nuevos frentes, como las revolving o los minipréstamos”

El IRPH, aún sin solución

El frente bancario del IRPH, por ejemplo, es uno de los que más preocupa en estos momentos, comenta Suárez. El Tribunal Supremo falló en contra del consumidor en cinco sentencias clave, en el mes de noviembre pasado, y lejos de quedar zanjada la cuestión con la decisión tomada por el Alto Tribunal, dos magistrados de primera instancia, de Barcelona e Ibiza, han elevado preguntas a las altas instancias europeas.

No quedaba para claro para ellos, y para tantos otros jueces de plazas por toda España, que el Supremo considerase que el IRPH era un índice válido y supervisado por los reguladores, explica Suárez. De este modo, añade, estamos de nuevo pendientes de que el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) exponga con mayor rotundidad la abusividad de un índice que fue declarado como tal, pero de forma ambigua, en su sentencia de 2020.

Cuenta atrás para la multidivisa

La presidenta de la asociación también alerta sobre la nueva amenaza que pende sobre los afectados de las conocidas como hipotecas multidivisa. El libor que referencia estos préstamos pagados en moneda foránea, como yenes o francos suizos, tiene fecha de caducidad: 31 de diciembre de este año. Y todos los organismos regulatorios han avisado a las entidades de que tienen que dar una alternativa a estos clientes.

Según un estudio llevado a cabo por ASUFIN, hay bancos que contemplan la sustitución del índice multidivisa por un IRPH, por una cláusula de vencimiento anticipado, que obligaría al cliente a devolver todo el préstamo en el plazo de un mes, o que simplemente consignan que aplicarán un índice “indefinido”, sin aclarar cómo lo seleccionarán. Esta asociación ha informado al Banco de España y a la CNMV, a través de una denuncia, que esta situación puede desembocar en un nuevo frente en los tribunales por cláusulas no transparentes, que pueden ser declaradas abusivas.

Patricia Suárez, presidenta de ASUFIN

/ ASUFIN

Espiral de deuda

Pero si hay una problemática que impacta especialmente en el consumidor financiero es la del sobreendeudamiento. La asociación ha identificado todos los productos que resultan perjudiciales para las familias y las sumen en una espiral peligrosa: pago desmesurado de intereses, morosidad, impago y finalmente expulsión del circuito convencional del crédito.

Patricia Suárez explica que “tarjetas revolving, minicréditos, créditos rápidos y reunificación financiera se ofrecen a menudo como productos milagro y atacan, la mayor parte de las veces, la estabilidad financiera de muchas familias”.

Asistimos a tipos de interés cercanos al 20%, en el caso de las tarjetas revolving, y minipréstamos que cobran porcentajes de hasta cuatro cifras, en torno al 3.000 y 4.000%, por cantidades realmente reducidas, como 300 euros. La asociación defiende a asociados cuyo nivel de sobreendeudamiento ha alcanzado unos niveles tan elevados que tienen que recurrir a mecanismos como el de la segunda oportunidad, un concurso de acreedores para particulares que busca zanjar la deuda y permitir a las familias empezar de cero.

En suma, y como resume la presidenta de ASUFIN Catalunya, “la vulnerabilidad en la que esta crisis está dejando a muchos colectivos en nuestro país incrementa el riesgo de acudir a este tipo de financiación. Hoy más que nunca, necesitamos a entidades financieras que guíen al usuario por productos de préstamo responsable, algo que tanto echamos en falta hace una década, y que nos ha dejado una triste herencia de abusividad”.

Noticias relacionadas

Para combatir todos estos frentes y seguir defendido al consumidor financiero, ASUFIN Catalunya desarrolla proyectos de interés para los consumidores como el proyecto Persones consumidores vulnerables i serveis financers y tramita todos estos temas judicialmente, con gran éxito.


/ .