SECTOR BANCARIO

Pagos digitales: Cuando el futuro se adelanta y cambia la partida

Las transacciones monetarias son cada vez más digitales, y a tenor de los datos disponibles continuará bajando el uso de efectivo

Las entidades bancarias aceleran el proceso de trasformación digital para ofrecer soluciones en un escenario de pandemia, y de futuro

La pandemia ha disparado el uso de dinero digital.

La pandemia ha disparado el uso de dinero digital.

Se lee en minutos

P. Enériz

El dinero de papel apareció, cómo no, en China en el siglo VII, desde entonces hasta la actualidad el principal reto de esta herramienta de intercambio ha sido salvaguardar su seguridad, evitar la falsificación. Hoy el objetivo es diferente y apasionante: transformarse de físico a digital, lo que añade por ende esa mayor seguridad siempre buscada. Y es que lo digital se ha instalado plenamente en nuestras vidas, también en el sector bancario, el dinero y los procesos de transacción. En esta nueva partida banco y cajas y sus clientes han apostado decididamente por la mayor seguridad que, en todos los ámbitos imaginables, proporciona el dinero digital.

La palanca del cambio

A finales del pasado año, la enfermedad por coronavirus (Covid-19) empezó a azotar nuestras sociedades llevando al límite algunas de las seguridades y convicciones que se creían inamovibles, pero consiguiendo –en la parte más positiva– acelerar algunas de las soluciones que la tecnología ofrece y que hasta el momento avanzaban a paso lento.

Fuentes de CaixaBank indican que 'en el sector bancario, la pandemia ha acelerado los procesos de transformación digital, que ya tenían una fuerte influencia en la manera de relacionarse con los clientes'.

El fin del dinero

Uno de los datos más curiosos que muestra la pandemia del Covid-19 es el descenso en el uso de dinero en efectivo. Según fuentes del sector bancario, durante el periodo de confinamiento la retirada de efectivo ha caído por encima del 50%, una situación que se ha compensado prácticamente en porcentajes similares gracias al fuerte incremento del pago con tarjeta y la utilización de fórmulas de comercio on line. Entre los más jóvenes lo que se dispara es el pago con móvil que, en el periodo indicado, alcanza porcentajes superiores al 15%.

Esta situación no es nueva, ya que los datos registrados del Banco de España, muestran que las operaciones con efectivo bajaron un 2,79% en 2019 hasta las 908.590. En esta coyuntura, las previsiones apuntan a que la tarjeta y el móvil serán los medios de pago que saldrán reforzados tras la pandemia, en detrimento del uso de billetes y monedas.

Como se confirma desde CaixaBank: 'La pandemia de la Covid-19 ha acelerado extraordinariamente la tendencia en medios de pago. El uso de efectivo ha perdido peso en la última década frente al crecimiento los pagos digitales y el e-commerce'.

Economía de bajo contacto

La Low Touch Economy o economía de bajo contacto era ya una realidad que se materializaba en gestos tan cotidianos como la compra a distancia, el pago a través del teléfono móvil o incluso la oferta de formación en línea. Entonces se trataba de eliminar barreras físicas y facilitar la experiencia de los consumidores. Ahora, además, hay que reducir a la mínima expresión el contacto de superficies comunes para evitar contagios.

Este término fue acuñado por el equipo Borad of Innovation de una consultora de Amberes que lo describe, sobre todo, como los cambios de comportamiento que estamos adoptando los ciudadanos y  que tendrán un impacto directo en la forma en que todos hacemos negocios.

La banca es uno de esos sectores que ya ha adoptado esta visión para responder a las necesidades de un nuevo cliente, cada vez más acostumbrado a aplicar las nuevas tecnologías en su día a día y a obtenerlo casi todo con tan solo un clic, distante.  En opinión de Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank: 'La digitalización supone para nosotros interactuar con nuestros clientes de un modo diferente, no solo a través de las oficinas, sino también a través de una serie de canales sencillos, incluido el digital. De hecho, en el caso de CaixaBank, y gracias a una digitalización de gran alcance, solo el 6% de las operaciones que se realizan como banco se llevan a cabo en las oficinas'.

Alumbrando nuevas soluciones

Te puede interesar

Los sistemas de pago digital instantáneo, que van implantándose paso a paso, constituyen una parte esencial, de la infraestructura necesaria para que florezca la economía global y altamente informatizada del mañana.

El sector bancario está creando de manera acelerada nuevas formas seguras de pago digitales que reducen el uso de efectivo. Desde CaixaBank se informa que 'Estos nuevos métodos ofrecen soluciones contactless para adaptarse a las necesidades de las personas, especialmente en este nuevo escenario que estamos viviendo que ha incrementado la necesidad de evitar al máximo el contacto entre individuos y dispositivos ajenos. Estas nuevas tecnologías son un aliado para protegernos y proteger nuestros recursos. Nos permite tener un mayor control de nuestros gastos: saber cuándo y dónde se realiza cada uno de tus gastos'.