Ir a contenido

Patrocina:

Banco Santander alcanza la mayoría de edad en el índice Dow Jones de sostenibilidad

La entidad financiera lleva 18 años formando parte de este índice de forma consecutiva, lo que refleja su consistencia en la gestión sostenible

El DJSI ha valorado con la máxima puntuación aspectos como la inclusión financiera, la eficiencia energética y la gestión de la sostenibilidad

Joana Comas

Banco Santander alcanza la mayoría de edad en el índice Dow Jones de sostenibilidad

Muchas empresas aún miden su éxito siguiendo únicamente parámetros económicos, dejando de lado las otras dos dimensiones que deberían regir en cualquier compañía del siglo XXI: la medioambiental y la social. No es el caso de Banco Santander, que se ha situado como tercer mejor banco del mundo y primero en Europa en el Dow Jones Sustainability Index (DJSI), índice de referencia en el ámbito internacional que mide el comportamiento sostenible en su aspecto más amplio.

Este año, el DJSI ha valorado con la máxima puntuación aspectos como la inclusión financiera, la eficiencia energética y otros elementos relevantes de la gestión de la sostenibilidad. En este sentido, Banco Santander lleva 18 años formando parte de este índice de forma consecutiva, lo que refleja su consistencia en la gestión sostenible. Además, durante los últimos ocho años ha sido reconocido como el banco más sostenible de España. Algunas de sus iniciativas de desarrollo sostenible más destacadas son:

Apoyo a colectivos más vulnerables

La entidad cuenta desde hace años con productos y servicios ligados de forma específica a su compromiso con los colectivos más vulnerables, con el fin de facilitar su acceso al mercado financiero. Destacan productos destinados de forma específica a estudiantes, otros realizados en colaboración con organizaciones como Cruz Roja y Unicef o microcréditos orientados a mejorar la inclusión social, el nivel de vida y el entorno de diversos colectivos en América Latina.

Financiación de proyectos medioambientales

Banco Santander aporta soluciones financieras a proyectos que contribuyen a la lucha contra el cambio climático, como los ligados a las energías renovables. Durante los últimos años, el banco ha financiado la construcción y operación de parques eólicos, plantas fotovoltaicas, centrales termosolares, hidráulicas y plantas fotovoltaicas, con una potencia total instalada de 7.362 MW. Asimismo, ha contribuido al desarrollo del segmento agrícola y ganadero español desde el punto de vista medioambiental y está colaborando para establecer una movilidad más sostenible, financiando la adquisición de vehículos eléctricos, híbridos y de bajas emisiones.

Inversión socialmente responsable (ISR)

A la hora de crear mecanismos de inversión, la entidad ha apostado por productos que no solo atienden al rendimiento financiero, sino también a criterios ambientales, sociales y de prácticas recomendadas a nivel de gobierno corporativo y transparencia. Es el caso de fondos ISR como Santander Responsabilidad Conservador FI, Santander Solidario Dividendo Europa FI y Fundo Ethical. Aparte, Banco Santander es cofundador de SPAINSIF, una asociación sin ánimo de lucro para la difusión e impulso de la inversión socialmente responsable en el mercado español.

Reducción de la huella ambiental

Desde 2009, el Grupo Santander lleva a cabo una medición, cálculo y control de su huella ambiental, es decir, de los consumos, residuos y emisiones derivadas de sus instalaciones en todo el mundo. De esta forma, puede conocer cuál es su impacto real en el medioambiente y poner en marcha políticas de minimización. En base a su plan de ahorro energético, en los últimos años ha conseguido reducir el consumo eléctrico y las emisiones de CO2 gracias a medidas de eficiencia como la domotización de las oficinas, el cambio tecnológico y la monitorización energética de sucursales. A ello se suma la sensibilización de sus empleados y la compensación de emisiones. A su vez, ha puesto en marcha proyectos para la eliminación del papel en la actividad de banca comercial en distintos países, como España, Polonia, México y Brasil.

Lucha contra la deforestación

La entidad se adhirió en el 2014 a la iniciativa Soft Commodities Compact lanzada por la Banking Environment Initiative, que tiene como objetivo ayudar a transformar las cadenas de suministro, contribuyendo a conseguir una deforestación neta cero para 2020. En base a ello, modificó sus políticas de sostenibilidad para evitar financiar proyectos relacionados con productos como el aceite de palma, la soja o la madera no sostenible, y estableció una revisión anual de dichas políticas. También ha creado grupos de trabajo de riesgo social, ambiental y de reputación en los principales puntos geográficos en los que opera.

Desarrollo de las comunidades locales

Presente en diversos países latinoamericanos, Banco Santander impulsa proyectos que tienen como finalidad contribuir al desarrollo y crecimiento económico, social y sostenible de las comunidades con menos recursos. En colaboración con diversas entidades del tercer sector, sus principales líneas de actuación son la educación infantil, los microcréditos para el emprendimiento, la educación financiera, la cultura y la protección de la biodiversidad.

Voluntariado corporativo

La solidaridad debe ser transversal y, por eso, el grupo fomenta la participación de sus empleados en los proyectos que impulsa, consciente de que este compromiso no solo es la mejor manera de fomentar el espíritu solidario entre los profesionales, sino que además es una forma de incrementar la motivación, el espíritu de equipo y el orgullo de pertenencia. En el 2011, Banco Santander lanzó el proyecto corporativo Voluntarios Santander Comprometidos, a través del que sus empleados pueden colaborar en proyectos locales que impulsan la educación, la construcción de viviendas sociales, la limpieza de bosques y playas o el bienestar social de personas en riesgo de exclusión social.

Por todo ello (y muchos otros proyectos), Banco Santander ha obtenido 86 puntos sobre 100 en el Dow Jones Sustainability Index. Un gran logro si se tiene en cuenta que de un total de 133 entidades financieras evaluadas en el 2018, solamente 27 han conseguido formar parte del DJSI World. Además, la entidad presidida por Ana Botín forma parte de otros índices bursátiles que analizan y valoran las actuaciones de las empresas en sostenibilidad, como son el FTSE4Good o el Bloomberg Gender-Equality Index, que analiza temas de igualdad de género.

Más información