25 años fascinados por Lady Di

Diana de Gales sigue siendo un icono de moda, musa
del cine y el arte, y un ejemplo para las actuales 'royals'

25 años fascinados por Lady Di

Diana de Gales sigue siendo un icono de moda, musa del cine y el arte, y un ejemplo para las actuales 'royals'

Un reportaje de Laura Estirado

Muchos no habían nacido aún o eran demasiado niños como para recordar la trágica muerte de una de las figuras más carismáticas del siglo XX. El 31 de agosto de 1997 moría en un accidente automovilístico en París Lady Di. Su coche se estrelló en el túnel del Pont de l'Alma, junto al Sena, huyendo de los paparazzi. Tampoco lo contó su novio, Dodi Al-Fayed, hijo del magnate egipcio Mohamed Al-Fayed, antiguo propietario de los almacenes Harrods además del dueño del lujoso Ritz de París, a la postre el último lugar donde se alojó la exmujer de Carlos de Inglaterra.

A sus 36 años era una de las mujeres más famosas, fotografiadas y admiradas del mundo, y tras 25 años después de su muerte, su figura sigue fascinando e inspirando películas, series, musicales, obras de arte y titulares, sobre todo en las revistas de moda, pues Diana Spencer sigue siendo en 2022 un icono de estilo.

Con su sonrisa tímida y su actitud cariñosa y espontánea cambió las reglas de la realeza británica (y europea) y se ganó el afecto de la gente. De ahí lo de princesa del pueblo, el apodo con el que la bautizó el primer ministro Tony Blair el día de la tragedia.

El cuento de hadas acabó de un zarpazo, justo en el verano más feliz para la princesa de la mirada triste, cuyo legado sigue de actualidad:

1. Una 'celebrity' humanitaria

El documental de Netflix La majestuosa vida de la reina Isabel II de Inglaterra muestra cuán fríos eran los reencuentros de la entonces joven monarca y su primogénito, Carlos, tras las giras de la reina por los países de la Commonwealth. Un beso en la frente o una caricia en el pelo como mucho. Nada que ver con Diana, antigua maestra de preescolar y  amantísima madre de sus hijos, Guillermo y Enrique.

La rebelde Lady Di vino a cambiar para siempre otra vieja tradición de los Windsor, pues el duque de Cambridge fue el primer futuro heredero al trono en nacer en un hospital, y no en palacio. Desde entonces se ha popularizado entre las monarquías europeas el tradicional posado con el bebé a la salida del centro sanitario (veáse Kate Middleton o la propia reina Letizia).

La popularidad de Lady Di creció como la espuma a finales de los 80, cuando, en lugar de encerrarse en palacio, utilizó su fama y amistad con famosos como Freddie Mercury, Luciano Pavarotti, John Travolta o Liza Minelli para colaborar con todo tipo de causas humanitarias, algo que hoy practican sus hijos y otros royals. Junto a Mandela, el Dalái Lama o la madre Teresa de Calcuta participó en un centenar de fundaciones benéficas que luchaban contra el sida, el cáncer, la lepra o las minas antipersona.

 También fue el primer miembro de una familia real en negarse a vivir en un matrimonio desgraciado ("Éramos tres en mi matrimonio, una multitud", dijo en la célebre entrevista con la BBC en 1995, refiriéndose a Camilla Parker Bowles, hoy futura reina consorte de Inglaterra).

Item 1 of 3
Item 1 of 2

2. Icono de estilo

Hoy en día los manuales de moda siguen replicando looks icónicos de Lady Di: desde el jersey rojo de ovejas Black Sheep (con un mensaje más que evidente), hasta los bañadores de alegres estampados de sus vacaciones por el Mediterráneo, sus calcetines altos con deportivas que hoy copian Bella Hadid o Dua Lipa, o las camisetas XL y los vaqueros mom fit que siguen tan de moda.

Dior le dedicó un bolso que sigue reeditándose cada temporada, el Lady Dior, que ella lució cual modelo en la Met Gala de 1996, a la que acudió con un vestido lencero de su amigo John Galliano. Un modelo que rompía con el protocolo, pero para entonces Diana ya estaba acostumbrada a usar la moda para rebelarse.

Dos años antes, el día que Carlos de Inglaterra contó su affaire con Camilla en televisión, ella se la devolvió a lo grande: se presentó a un acto con un diseño de Christina Stambolian en negro (color prohibido en la casa real británica salvo para los funerales). El llamado vestido de la venganza marcó un antes y un después.

Diana le dio así carpetazo a su estilo más clásico y preppy de niña bien con cuellos bobo y volantes inaugurado con su famoso traje de novia de David y Elizabeth Emanuel; y se dejó aconsejar por los mejores modistos de los 90, que se convirtieron, además, en sus amigos y confidentes. 

Giorgio Armani, Catherine Walker, Jacques Azagury y Gianni Versace vistieron a la nueva Lady Di. Este último fue el que más la ayudó a sublevarse contra la rigidez monárquica. Por eso, cuando un loco mató al modisto de la casa de la medusa a las puertas de su mansión, ella no faltó a su entierro. Aquella foto en la iglesia junto Elton John y Sting, tomada tan solo un mes antes de su propia muerte, aún pone los pelos de punta.

3. Himno del pop

Precisamente el autor de Rocket Man protagonizó uno de los momentazos del funeral de Diana, al interpretar la balada Candle in the Wind, originariamente escrita pensando en la figura de Marilyn Monroe. Elton John adaptó su letra para su amiga y con un nudo en la garganta la cantó ante 2.000 invitados en la Abadía de Westminster. 

Tras vender 7 millones de copias del single, en diciembre Sony editó un disco doble tributo con 36 canciones de grandes artistas recordando a la princesa. Desde Queen, George Michael o Eric Clapton hasta Paul McCartney, R.E.M., Annie Lennox o Bruce Springsteen.

Más reciente, pero menos celebrada, ha sido la obra de Broadway Diana, el musical, estrenada el año pasado, en plena pandemia, y actualmente en el catálogo de Neflix.

4. Musa del cine

Antes de que Emma Corrin interpretara a la joven Diana en la cuarta temporada de The Crown (Netflix), y de que a partir de noviembre lo haga la esbelta Elizabeth Debicki, en la quinta, el papel de la reina de corazones -como la misma princesa de Gales confesó que le gustaría ser recordada-, fue llevado a la gran pantalla y a la tele en varias películas y documentales de diferente calado.

Por ejemplo, en La reina (2006), de Stephen Frears, con la oscarizada Helen Mirren en la piel de Isabel II, a Lady Di solo se la evoca. El filme narra los días posteriores al trágico accidente, cuando el clamor popular doblegó la mismísima voluntad de la monarca británica, reacia al principio a bajar la bandera a media asta y a celebrar una ceremonia de Estado por la que llevaba años divorciada de su hijo.

Siete años después, Naomi Watts protagonizó Diana, una película calificada de "endeble" por la crítica que básicamente trataba de sus romances con el cirujano Hasnat Khan y el empresario egipcio Al-Fayed.

En 2017, por el 20º aniversario de su muerte, los príncipes Guillermo y Enrique encargaron sendos documentales para recordarla: Diana, nuestra madre y Diana, 7 días. Y el año pasado Kristen Stewart casi se lleva el Oscar por su interpretación en Spencer, la película de Pablo Larraín. Además, este mismo verano ha visto la luz un nuevo documental, The Princess, con imágenes inéditas.

5. Heroína de libros y obras de arte

El periodista y escritor Andrew Morton firmó en 1992 el relato más aproximado de la persona detrás del mito. En Diana, su verdadera historia revela los secretos que la propia princesa le confesó a través de unas cintas grabadas en secreto. Trastornos alimenticios, intentos de suicidio y sus sospechas de que Carlos la engañaba.

Fue la masa madre para nuevos títulos, como la novela basada en la historia de Lady Di Reina de corazones, de Julie Heiland, que Planeta acaba de lanzar este mismo verano, o el cómic de 2009 Fuerza Femenina: la princesa Diana, a mayor gloria del personaje. 

Aunque este mismo agosto se ha dado a conocer en Twitter una fotografía inédita de Lady Di a los 25 años, obra de Terence Donovan, su mejor retrato lo firmó pocas semanas antes de su muerte el fotógrafo de moda Mario Testino. Un destello de luz que el peruano resumió así: "Estaba realmente divina ese día. Parecía tan feliz, fresca y segura de sí misma... Eran solo risas y risas y risas". 

Un reportaje de EL PERIÓDICO
Textos: Laura Estirado
Fotos: Getty, EFE, Reuters, Wire Image, AFP y Netflix
Coordinación y diseño: Rafa Julve y David Jiménez