Humor

La receta médica que se hace viral en Twitter porque nadie sabe lo que pone

Un farmacéutico comparte en redes sociales una prescripción y cientos de tuiteros se esfuerzan en descifrarla

Varios envases de Nolotil

Varios envases de Nolotil / Europa Press

2
Se lee en minutos
Jonathan Aoiz

Seguro que te ha pasado: vas al ambulatorio, tu médico te receta un medicamento y lo escribe a mano en un papel con tal rapidez y desgana que dificulta bastante su lectura. Habrás tenido suerte si te quedas con lo que te ha dicho verbalmente, pero si no te acuerdas o el fármaco es poco común, ya la hemos liado. Entonces pasamos el marrón al farmacéutico, quien se enfrenta al reto de descifrar el garabato.

Esto le ha pasado a Guille Martín, farmacéutico y usuario de Twitter @Farmaenfurecida que ha compartido con sus seguidores el último galimatías que ha llegado a su farmacia. Guille pide ayuda a la comunidad tuitera con el siguiente mensaje: “Empezamos bien el finde… ¿QUÉ PONE AHÍ?”. Seguidamente se compromete a dar la respuesta que deduce él si se llega a los 200 ‘likes’. Horas después de la publicación la cifra supera el millar, pues ha sido viral entre los usuarios de la red social.

Entre los comentarios hay respuestas de todo tipo. Un usuario deduce que el médico recetó “Nolotil con copita de coñac”. Otra, irónicamente reconoce sin problemas el siguiente palabro: “Moblu Coñer”. Después, también hay quien cree leer “Nolotil Cápsulas, pero despista la raya que lo hace parecer una ñ”.

Noticias relacionadas

Ante las diversas e impactantes versiones, el farmacéutico cumple y comparte su “solución: Nolotil, coño”. Aún así, Guille no se explica el motivo de la receta: “No sabemos si el médico estaba enfadado o era Nolotil por vía vaginal, también conocido como Coñotil”, bromea.

Este farmacéutico madrileño ya está acostumbrado a lidiar con tales retos y, con relativa frecuencia, los comparte con sus seguidores de Twitter. Más allá de que no es justo generalizar con que los médicos escriben mal, hay caligrafías que dejan mucho que desear. Y si no, que se lo pregunten a Guille Martín. Al menos él se lo toma con humor.