Diseño controvertido

¿Gorro frigio o parte íntima del cuerpo femenino? Polémica por la mascota de los Juegos Olímpicos de París 2024

Las Phryges pretenden ser la capucha roja francesa inmortalizada en cuadros como 'La Revolución guiando al pueblo'

Las Phryges, las mascotas de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de París 2024.

Las Phryges, las mascotas de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de París 2024. / COI

3
Se lee en minutos
Joel C.Picón

El lunes pasado, durante la presentación celebrada en la sede organizativa de las Olimpiadas de París 2024, situada en Saint-Denis, se pudo conocer a las mascotas oficiales de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos. En cuanto salieron a la luz, muchos vieron en ellas un "clítoris en zapatillas" o un "clítoris sonriente".

El diseño original, lejos de las interpretaciones que coparon las redes sociales, estaba inspirado en los icónicos gorros rojos de estilo frigio que se popularizaron durante la Revolución Francesa (1789-1799).

Intrahistoria

En el 'spot', dos de las mascotas son las que destacan: la Phryge Olímpica y la Phryge Paralímpica, que tiene una prótesis en la pierna derecha, que serán la imagen de marca de la cita.

Por ello, durante la presentación, la directora de la marca de los Juegos Olímpicos París 2024, Julie Matikhine, aseguró: "En las revoluciones que han sucedido en Francia han estado presentes los gorros frigios, con forma de capucha cónica e inmortalizada en cuadros como 'La Revolución guiando al pueblo' [Eugene Delacroix, 1830]".

Así mismo, el comité organizador de París aseguró también en la presentación que era una oportunidad para “encarnar el espíritu francés al ofrecer algo nuevo”, explicando así la ruptura con la figura animal tradicional que a menudo se elige como mascota de los Juegos Olímpicos.

Interpretación global

Las Phryges se han convertido, por su parecido razonable -según la opinión pública y las redes sociales- en una parte del órgano genital femenino. El revuelo de las redes es tal que incluso instituciones como el Museo de la Vagina, situado en Londres, ha empleado la imagen de las mascotas para promocionar su nueva guía sobre la anatomía del clítoris.

Además, la escritora y editora feminista Julia Pietri, que dirigió una campaña de arte callejero para una mayor educación sobre el clítoris, dijo al respecto: “Me parece divertido, porque hice campaña durante mucho tiempo para crear conciencia sobre la anatomía del clítoris, y hace cuatro años, cuando la lanzamos, pocas personas podían reconocer un clítoris".

"Así que hoy estoy feliz y contenta de que, gracias a todo lo que ha pasado en el feminismo, la gente pueda al menos reconocer el clítoris. Muestra que ahora está en la cultura popular y eso es una victoria”, añadió.

Como siempre, las interpretaciones y opiniones publicadas entre los usuarios de Twitter son dispares: mientras a algunos les hace gracia, otros responden con reticencia ante el aspecto de las mascotas y otros dan por hecho que la imagen siempre ha representado un clítoris.

"Felicidades al modelo anatómico del clítoris por ser la nueva mascota de los juegos olímpicos!!", asegura un tuitero.

Noticias relacionadas

"Amo que la mascota de los próximos Juegos Olímpicos sea un clítoris", añade otra usuaria.

También los diarios franceses se han hecho eco de esta polémica. El periodista Quentin Girard, en un artículo de opinión en 'Libération', celebró el hecho de que la punta flexible del sombrero de las mascotas se viera en realidad como un glande del clítoris. Y añadió: "Desde un punto de vista político, no está nada mal que París suelte su eterna Torre Eiffel fálica" en favor de un clítoris, una nueva representación de la capital francesa que es “revolucionaria y feminista”.