Estas son las cinco fantasías con las que sueñan las catalanas

Aunque solo se produzcan en la mente, las fantasías sexuales ayudan a salir de la rutina y experimentar nuevas sensaciones, sobre todo en verano

Las fantasías sexuales son universales y todo el mundo tiene alguna

Las fantasías sexuales son universales y todo el mundo tiene alguna / LELO

5
Se lee en minutos
Rosa Cabrera

La imaginación y el sexo son una combinación explosiva. Encuentros en público, mantener relaciones con personas extrañas o del pasado, utilizar juguetes eróticos o disfrutar del autoplacer… El verano es la mejor época para dejar volar la imaginación y dejarse llevar por las fantasías sexuales.

Pero, ¿qué es una fantasía sexual? Pues muy simple. Se trata de una representación mental en la que imaginamos o evocamos prácticas sexuales que nos provocan excitación y que, normalmente, rompen con la rutina. En el fondo, las fantasías son una extensión más de nuestra sexualidad y no tienen límite por ser parte de la imaginación. Una de las prácticas más sexuales que existen. Pero si algo tiene la imaginación que le da ventaja respecto a la realidad, es la inexistencia de tabús. No existen límites.

Las fantasías sexuales son un estimulo muy positivo que ayuda a conocerse más en profundidad y visualizar nuestros propios deseos. En el caso de las parejas, si están consensuadas, es algo que puede mejorar la actividad sexual.

Las mujeres enriquecen más las fantasías y también tienen en cuenta aspectos sensoriales

Todo el mundo tiene fantasías sexuales y prácticamente no hay distinciones de género, aunque con matices. Las mujeres tiramos más de la imaginación, pero nos distingue el enriquecimiento de las imágenes de forma más detallada y el centrarnos en otros elementos más sensoriales como el olfato y el tacto.

Los juguetes sexuales también pueden ayudar a resolver fantasías sexuales

/ LELO

LELO, la marca especializada en bienestar sexual, ha consultado a diferentes mujeres por sus fantasías sexuales más recurrentes y esto es lo que nos han contado. ¿Encuentras a faltar alguna?

Las fantasías sexuales más comunes de las mujeres

1. Sexo con desconocidos

El sexo con una persona desconocida a la que no volver a ver nunca más es una de las fantasías que se nos pasan por la cabeza por sus altas dosis de morbo y misterio. Tener relaciones con una persona distinta a nuestra pareja resulta estimulante porque nos permite adoptar un rol distinto. Sexo sin ataduras ni prejuicios, la combinación perfecta.

2. Practicar un trío

¿Sabías que las mujeres están más abiertas a explorar la bisexualidad? El trío mujer-hombre-mujer es una de las prácticas más deseadas. Se trata de una fantasía muy común, tanto en hombres como en mujeres, y que ofrece múltiples combinaciones. Independientemente de la orientación sexual, lo más importante es dejarse llevar y pasarlo bien con el resto de implicados.

3. Sexo en público

¿Has fantaseado con tener sexo en algún lugar público? Sí, el lugar también importa. En verano, una de las fantasías más deseadas es tener relaciones en la playa, dentro del agua y con el sonido de las olas de fondo.

Ascensores, portales mal iluminados, aparcamientos, la mesa del despacho en la oficina, probadores de ropa, cines o baños públicos de restaurantes, trenes o aviones… Son los favoritos del “aquí te pillo aquí te mato”. La fantasía se traslada a lugares más accesibles, aunque menos idílicos.. Cualquier sitio es bueno para salir de la rutina del dormitorio. La única condición para hacerlo más excitante es que sea un lugar público y que exista el riesgo de ser descubierto o visto por otros.

ENIGMA™ Cruise, el masajeador sónico de doble estimulación de LELO

/ LELO

El riesgo da morbo y produce un aumento de la dopamina, un neurotransmisor que procesa las emociones positivas. Muchas mujeres también han fantaseado con darse amor propio en lugares públicos con juguetes sexuales. Tal vez, ser descubiertas disfrutando mientras alcanzan orgasmos dobles con ENIGMA™ Cruise, el masajeador sónico que estimula el clítoris suavemente y, de manera simultánea, el punto G.

4. Sumisión y dominación

Una práctica que, consensuada y con consentimiento, es de lo más placentero. Cada vez más mujeres fantasean con la posibilidad de dominar o ser dominadas en la cama. A pesar del tabú, es uno de los deseos sexuales más comunes y, afortunadamente, cada vez está más normalizado como práctica sexual.

Otro clásico de este tipo de fantasías de poder y dominación es la diferencia de edad y la relación maestro/alumno. Tener sexo con alguien más joven e ingenuo, con todo por aprender y a quién poder enseñarle o aprender nosotras mismas de alguien más mayor y experimentado, es de lo más sexy que existe.

 IDA™ Wave, el nuevo masajeador doble de LELO

/ LELO

Si te gusta que tu pareja tome el control, no puedes dejar de probar IDA™ Wave, el nuevo masajeador doble de LELO con mando a distancia que estimula el clítoris y el punto G de manera simultánea. Con el vivirás una auténtica experiencia “sin manos” mientras alcanzas los orgasmos más intensos.

5. Sexo teledirigido

Hay una práctica sexual cada vez más común: el “teledidonic” o tener sexo con juguetes eróticos controlados a distancia.  Para ello, LELO recomienda probar el mejor vibrador para usar en pareja, TIANI™ DUO, con motores dobles que funcionan de manera simultánea y ofrecen estimulación intensa por dentro y por fuera. El brazo interno, más delgado, vibra y simula los puntos de placer de la vagina que llegan hasta el pene durante la penetración. Al mismo tiempo, la parte exterior del brazo estimula el clítoris para obtener el máximo placer mientras envía agradables ondas de vibración hacia el pene.

El TIANI™ DUO de LELO es el mejor vibrador para utilizar en pareja

/ LELO

Noticias relacionadas

Potente y placentero, el mando a distancia de este pequeño vibrador permite seleccionar la intensidad y alcanzar orgasmos sincronizados, controlando las vibraciones mientras se hace el amor.

Ay… ¡Como molan las fantasías sexuales! Las hay para todo el mundo, aunque la mayoría son muy comunes. Lo más parecido que tienen todas es, en efecto, alejarse de la rutina y dar rienda suelta a esos deseos más ocultos que todos tenemos en la cabeza. Aprovecha el verano y cumple tus fantasías.