Peligroso salto en Lleida

Vídeo | No se le abre el paracaídas y esto es lo que sucede

A Kevin Philipp, acróbata profesional, se le enredan las cuerdas de dos paracaídas y le resulta imposible desplegarlos

Un salto con paracaídas.

Un salto con paracaídas. / Shutterstock

2
Se lee en minutos
Alexa Fuentes

A dos segundos de la muerte. A eso ha estado el paracaidista Kevin Philipp de perder la vida mientras practicaba una de sus acrobacias aéreas en el municipio de Organyà (Alt Urgell, Lleida). Las impactantes imágenes, grabadas por uno de sus compañeros de entrenamiento, han dado la vuelta al mundo y acumulan millones de visualizaciones en todas las redes sociales.

El vídeo, que también incluye tomas de la cámara incorporada en el casco del protagonista, muestra cómo las cuerdas del paracaídas se enredan durante el salto y Philipp comienza a caer en picado junto a la gran tela que debería salvarle, que en vez de desplegarse, da vueltas sobre sí misma sin parar.

Cuando sucede algo así, explica el deportista en su canal de YouTube, el siguiente paso es usar el paracaídas de seguridad que se encuentra situado en el asiento o arnés. "En acrobacias aéreas utilizamos 2 o 3 sistemas de rescate extra para salvarnos de este tipo de situaciones”, aclara Philipp.

Una última opción

Sin embargo, debido a la posición que tomó el cuerpo del saltador y el enredo de las cuerdas, la apertura del paracaídas de emergencia se complicó y resultó imposible desplegarlo. Es por ello que tuvo que abrir manualmente su último paquete de rescate mientras la velocidad aumentaba con cada segundo que pasaba en el aire. Por suerte, llegó a tiempo.

A tan solo unos metros de impactar contra el suelo, su paracaídas naranja se abrió y Philipp pudo aterrizar sin ni siquiera sufrir un pequeño rasguño o lesión. "El tiempo estimado antes del impacto era alrededor de uno o dos segundos. ¡Este no era el día para morir!", ha descrito el acróbata.

Volando de nuevo

Noticias relacionadas

"En el parapente acrobático nos enfrentamos a muchos intentos y errores al aprender los trucos. Con dos o tres paracaídas de rescate y mucha altura podemos entrenar con seguridad este tipo de deporte", asegura el afortunado.

Aunque un susto así podría haber amedrentado a cualquiera, no lo ha hecho con Kevin Philipp. Justo al día siguiente de compartir el vídeo, el paracaidista publicó otra grabación en su perfil de Instagram realizando una nueva acrobacia, dejando claro a sus seguidores que ya se encontraba "de vuelta". La adrenalina no le ha pasado factura.