La curiosa casa donde vive Carlos Alcaraz (no es muy común)

Carlos Alcaraz, junto a su entrenador Juan Carlos Ferrero durante un entrenamiento en Barcelona, en abril pasado.

Carlos Alcaraz, junto a su entrenador Juan Carlos Ferrero durante un entrenamiento en Barcelona, en abril pasado. / Efe / Alejandro García

1
Se lee en minutos
Lola Gutiérrez

A los 19 años supera de largo en su palmarés las gestas que Djokovic o Federer lograron a su misma edad. Solo Nadal lo tenía mejor, con 11 títulos, entre ellos Roland Garros y dos Masters 1.000 (Montecarlo y Roma), y su primera Copa Davis, al acabar la temporada.

Tras haber hecho historia con el triunfo en Miami, un lugar inaccesible hasta ahora para el tenis español, Carlos Alcaraz ha dado un salto de calidad en su carrera y se ha instalado entre los mejores del mundo. El tenista de El Palmar, disfruta del éxito acompañado de su equipo y de su familia. Es lo que más valora. Y, entre su gente, su entrenador, Juan Carlos Ferrero, que le ha cambiado la vida y de quien se deshace en halagos.

Vivienda en Villena

Tras ponerse en manos de Ferrero en 2018, el joven tenista se mudó en 2019 a la Academia Equelite que tiene su entrenador en la localidad alicantina de Villena, que cuenta con 20 pistas de tenis, además de piscina, gimnasio, jardines para pasear... e incluso un colegio.

Noticias relacionadas

Con toda esta equipamiento, no podía faltar un restaurante y, sobre todo, lo que la academia llama "hotel rural", unas rústicas casas prefabricadas donde alojarse y dormir. Un lugar a 30 minutos de la playa y de 120.000 metros cuadrados en el que están y han estado promesas y figuras del tenis como Nicolás Almagro y Guillermo García-López.

Una de las viviendas situadas en el complejo de la Academia Equelite, en la localidad murciana de Villena.

/ Academia Equelite

Casas prefabricadas

Y, por supuesto, Carlos Alcaraz. El joven tenista empezó viviendo en una de esas casas prefabricadas de 25 metros cuadrados, donde pasó el confinamiento por la pandemia del coronavirus. Pero justo antes de participar en Indian Wells, Alcaraz se mudó a una vivienda más grande, de 90 metros cuadrados, que era el hogar del propio Juan Carlos Ferrero cuando se convirtió en número uno del mundo en 2003.