Tú y yo somos tres

La crítica de Monegal: Robándoles a la entrevistada en directo

1
Se lee en minutos
La crítica de Monegal: Robándoles a la entrevistada en directo

Atónitos se quedaron Cristina Pardo e Iñaki López el otro día (Más Vale Tarde, La Sexta) cuando vieron aparecer en pantalla a un técnico de otra cadena que estaba interfiriendo en su entrevista, en directo, con la joven Beatriz. La madre de esta joven acababa de fallecer. Ella, la hija, estaba relatando el caso al programa Más Vale Tarde, en conexión dúplex. Considera que su madre ha fallecido por negligencia del servicio de emergencias SUMMA de la Comunidad de Madrid.

Iñaki y Cristina, y nosotros desde casa, advertimos enseguida que Beatriz estaba siendo importunada por un técnico del otro imperio televisivo de la competencia, de Mediaset (al parecer del programa Cuatro al día) que le iba cambiando los pinganillos, tal y como se aprecia en la videofoto adjunta. «¡Hay otra persona de otro programa que le esta quitando el micro!» exclamó entonces Iñaki enfadado y sorprendido. Y en efecto el técnico de Mediaset iba obstaculizando la entrevista quitando y poniendo cables y pinganillos a Beatriz.

¡Ah! Este intento de robo o pillaje, sobre la marcha, de una entrevista de actualidad, no es ninguna novedad. Normalmente estas chapuceras maniobras las hemos visto en los magazines de las mañanas. Recuerdo que en octubre de 2012 fue muy comentada, y muy lamentable, la pelea entre los programas Espejo público (A-3) y Ana Rosa (T-5) disputándose en directo a la portavoz de la familia del niño Gabriel Vidrascu, hallado muerto en Vicálvaro. Estas guerras por las exclusivas, tirando y zarandeando al entrevistado o entrevistada, un imperio por un lado, el otro imperio por el otro, y todo en directo, demuestra que en la batalla por la audiencia ni hay respeto, ni ética, ni estética, ni escrúpulos.

Noticias relacionadas

Violencia de género que no interesa al 'Deluxe'

 En el Sábado Deluxe contrataron a Pepe Navarro para escarbar sobre la paternidad del hijo de Ivonne Reyes. El tratamiento fue mezquinamente partidista: a favor de Navarro y contra Ivonne, señalada como la mala de la película. Pero de pronto una colaboradora, para perfilar la personalidad de Navarro, recordó que fue condenado en 2002 por propinarle una brutal paliza a Vanesa Martín. El presentador del programa hizo callar a la colaboradora enseguida, amenazándola incluso. ¡Ah! En T-5 la violencia de género depende del grado de negocio y amiguismo.