Amenaza en redes

Ángela Ponce, desolada, denuncia que sigue recibiendo amenazas en redes sociales

  • La modelo ha afirmado que ve la luz al final del túnel con la nueva ley trans

  • "Me da impotencia que se quiera maquillar la situación como que no ha sido homofobia, no, es trans-fobia", ha señalado Ponce

Ángela Ponce, desolada, denuncia que sigue recibiendo amenazas en redes sociales
1
Se lee en minutos
Europa Press

Las redes sociales son un arma de doble filo. Dependiendo de quién esté detrás de ellas su uso puede ser dañino, destructivo y peligroso. Precisamente es lo que denuncia, desolada, Ángela Ponce, quien no da crédito a las situaciones a las que se ha tenido que enfrentar con sus seguidores.

"Me da mucha pena, me da mucha impotencia. Algo estamos haciendo mal, no sé si es la educación, no sé qué es lo que es, pero al final suceden estas cosas aquí en España, que somos un referente. Aquí sí que pasan estas cosas y no se pueden invisibilizar. Me da impotencia que sigan pasando, pero me da más impotencia que se quiera maquillar la situación como que no ha sido homofobia, no, es trans-fobia, a las cosas hay que llamarlas por su nombre" señala la modelo y Miss Universo.

Un mar de críticas

Ser una mujer trans y tener un rostro conocido ha ocasionado que tenga que enfrentarse a muchos comentarios malintencionados que rozan el delito: "Es cierto que al ser una figura pública parece que puedes defenderte tú solita, tienes más de 600 mil seguidores y tengo que estar preparada para tener que aguantar que constantemente la gente venga y suelte su frustración en mi Instagram. Que yo ponga una foto con mi mamá y se diga de todo. Deberíamos estar más amparados. Durante todo mi recorrido por el Miss Universo, ahora menos, antes sí que sufría mucho de ese acoso, incluso amenazas", señala Ángela Ponce

Noticias relacionadas

Ante todo, esperanza

Pero Ángela no pierde la esperanza y ve la luz al final del túnel con la aprobación de la nueva ley trans: "Estoy feliz, que nadie tenga que vivir lo que a lo mejor yo he podido vivir de psicólogos, de endocrinos, de tener que convencer a una persona de que yo soy quién soy... las personas trans existen y no tenemos que pedirle permiso a nadie".