El misterio de la caja fuerte abandonada en Ibiza

Mediante un ‘post’ en Facebook, dos residentes de la isla tratan de encontrar al propietario del depósito, hallado abierto y lleno de documentos entre el polvo de un ‘parking’ del municipio

La caja fuerte, junto a parte de su contenido.

La caja fuerte, junto a parte de su contenido. / DIARIO DE IBIZA

3
Se lee en minutos
Carmen Pi

Dos residentes de Ibiza se encuentran una caja fuerte, aparentemente robada, en un aparcamiento de tierra de Sant Antoni. En su interior, papeles y fotos hablan de un hombre de elevado estatus social vinculado a la isla entre los años 60 y 70. Según las indagaciones llevadas a cabo por este diario, el propietario de la caja podría tratarse de un reconocido arquitecto valenciano ya fallecido.

Ryan Gook y Kyle Fulop, residentes en Ibiza, quedaron el miércoles para desayunar en un bar de Sant Antoni, como hacen a menudo. Aunque esta vez fue diferente. Al bajar del coche, estacionado en un parking de arena situado frente a la cafetería, algo llamó su atención. En el suelo, tirada a escasos centímetros de su vehículo, encontraron una caja fuerte antigua, abierta de par en par. «Vimos que había papeles y fotografías esparcidas por el suelo», explica Gook. Al meterlos de nuevo en la caja, que tenía un agujero en la parte superior por donde los supuestos ladrones podrían haber tratado de acceder a su contenido, descubrieron que había documentos con fecha de 1979. «Decidimos hacer unas fotos y colgarlas en un grupo de Facebook de residentes en Ibiza, para ver si encontrábamos a su dueño», explica Ryan Gook, originario de Irlanda. «Estoy seguro de que querrá recuperar estos recuerdos», agrega. Una vez posteado en las redes, han sido muchas las personas que han escrito sus comentarios sobre el curioso hallazgo, aunque, de momento, nadie lo ha reclamado. La Policía Local de Sant Antoni desconoce cómo ha podido llegar la caja hasta el aparcamiento, ya que «no consta ninguna denuncia por su robo», al menos, reciente.

Un arquitecto de renombre

Tras varias indagaciones y llamadas llevadas a cabo por Diario de Ibiza, el dueño de la misteriosa caja fuerte podría tratarse de un conocido arquitecto valenciano, de iniciales R.R.O, que frecuentaba la isla durante la época de los sesenta y los setenta, y que, según aparece publicado en el BOE el 30 de junio de 1979, disponía de un varadero en la zona de Cala Gració, donde al parecer tenía una vivienda.

En el ejemplar del 13 de abril de 1960, Diario de Ibiza publicaba en el apartado de Información local la llegada de R.R.O a la isla, hecho que constata su estatus social por aquel entonces.

Fallecido en 1990 [ y siempre en el supuesto de que se trate del dueño de la caja fuerte] estudió en Tarragona, donde conoció a Germán Rodríguez Arias, el socio fundador del Grupo de Arquitectos y Técnicos Catalanes para el Progreso de la Arquitectura Contemporánea. Vanguardista e intelectual, entre sus conocidos figurarían nombres de la talla de Federico García Lorca.

Ya en la época ibicenca, los documentos y fotografías encontrados en la caja muestran lo que podría ser la vida de una familia que acudía a fiestas y disfrutaba del mar de la isla. Los planos y las notas referentes a las reformas y construcciones de casas, hablan también de su trabajo. Según explican diferentes fuentes consultadas por este diario, su trayectoria profesional se remontaría a los años 30 (nació en 1907) y podría haber estado vinculada a la construcción de edificios de viviendas de alquiler para clases bajas y medias.

Noticias relacionadas

Afiliado a Esquerra Republicana, llevó a cabo construcciones industriales durante la guerra, lo que en 1940 provocó que fuera condenado, por orden del Ministerio de Gobernación, a la inhabilitación durante 10 años para el ejercicio de cargos públicos, y perpetua para cargos directivos y de confianza. Tras dos juicios, el primero por «rebelión militar» y el segundo por el ‘proceso de la gabardina’, R.R.O entró en la cárcel de Valencia, en la que estuvo preso cuatro años. 

Sus dos edificios más destacados, ubicados en el centro de Valencia, fueron: Llopis 1 (1934) y Llopis 2 (1935). Un periodista valenciano recordaba en un artículo escrito en 2019, que el skyline de Valencia sería diferente si en lugar de la Finca de Hierro, «el primer rascacielos de la ciudad», construido en 1964, se hubiese edificado otro de los proyectos presentados para dicho solar, presentado en 1944 por el arquitecto ligado a Ibiza, R.R.O.

Temas

Baleares