Tendencia 'new romantic'

El corsé, la prenda fetiche con la que hasta Billie Eilish flirtea, ya tiene versión para chicos

El "instrumento de tortura femenina" durante siglos ha mutado para convertirse en un 'must' gracias al impulso de 'Los Bridgerton', el gran éxito de Netflix este 2021

El ’efecto Bridgerton’ ha convertido en tendencia el corsé, con el que ahora flirtean hasta Billie Eilish y jóvenes ’fashionistas’.

El ’efecto Bridgerton’ ha convertido en tendencia el corsé, con el que ahora flirtean hasta Billie Eilish y jóvenes ’fashionistas’. / INSTAGRAM / NOTTINGHAM TRENT UNIVERSITY

5
Se lee en minutos
Laura Estirado
Laura Estirado

Periodista

Especialista en Gente, Moda, Tendencias, Estilo y Redes

Escribe desde Barcelona

ver +

'Los Bridgerton', el romance de época basado en los populares libros de Julia Quinn y protagonizado por el encantador Duque (Regé-Jean Page) y la gentil Daphne (Phoebe Dynevor), no solo ha sido el gran éxito de Netflix este 2021 -la segunda temporada ya está en producción y están firmadas una tercera y una cuarta entrega-, sino que ha marcado las tendencias en moda de este año, con un retorno del 'new romantic'. La serie "más vista" del gigante del 'streaming' ha traído de vuelta los vestidos de corte imperio (muy de moda durante el periodo de la Regencia en Londres, a principios del XIX, en los que se ambienta la serie creada por Shonda Rhimes), los encajes, los colores pasteles, los estampados florales, las grandes mangas abullonadas, accesorios como guantes y diademas y los corsés.

El también conocido como "el instrumento de tortura femenina", pues desde el siglo XVI se ha usado en Europa como prenda interior para modificar y constreñir los cuerpos de las mujeres, lleva décadas en desuso con esos fines. La puntilla se la dieron en la protesta feminista que se plantó en el concurso de Miss América celebrado en Atlantic City en 1968, a la que asistieron 400 mujeres y grupos defensores de los derechos civiles que, como acto simbólico, instalaron un 'cubo de la basura de la libertad' al cual lanzaron productos de higiene femenina, fregonas, pestañas postizas, sujetadores y sí, también los corpiños que reducían cintura y marcaban busto. Todos, accesorios de "feminidad forzada".

Momento corsé, en la serie de 'Los Bridgerton', en Netflix.

/ NETFLIX

Modelo revisado

Desde los 90, con el gusto por la moda fetiche los corsés comenzaron a utilizarse como un complemento exterior que ahora 'Los Bridgerton' han catapultado hasta hacer de él uno de los 'must' de la temporada (un mes después del estreno de la ficción, las búsquedas de corsés se habían disparado más de un 120%). Eso sí, el corsé del 2021 poco tiene que ver con el estrecho y viejuno de la serie, sino que ahora se incorpora al 'outfit' a modo de cinturón o imitando sus formas con tejidos suaves y ligeros.

Dolce & Gabbana, Moschino, Dior y Philsophy son algunas de las firmas que han sumado esta prenda en sus últimas colecciones. Propuesta que ha caído en gracia incluso a una 'referenta' de las nuevas generaciones como es Bilie Eilish, abanderada hasta hace dos días de la ropa 'oversize' y del movimento 'body positive'. En mayo sorprendió más sexi que nunca en la portada de 'Vogue' UK enfundada en un corsé, En páginas interiores del reportaje, para el que también estrenó nueva melena platino, la artista californiana, de 19 años, presumió de curvas con modelos de corpiños exclusivos de Gucci, su marca de cabecera, Valentino, Burberry y Mugler.

Billie Eilish, en la portada del 'Vogue' británico.

/ 'VOGUE'

Y parece que Eilish le ha cogido el gusto a la prenda, porque la artista californiana, que está a punto de lanzar, el 30de julio, su segundo disco de estudio, 'Happier Than Ever', ha vuelto a posar este lunes con un vistoso corsé, aportando otra prueba de que su icónico estilo está en plena metamorfosis. Esta vez se trata de un top entero con estampado 'oda al tomate', que ha combinado con un sujetador de encaje blanco, una camisa blanca abotonada y muchas perlas... "Sí, lo sé", es la ambigua frase con la que ha acompañado las imágenes.

El último capricho de la diva de la generación Z es una pieza del diseñador Miaou, con sede en Los Ángeles, que cuesta 225 dólares (unos 190 euros).

Casualmente, esta misma semana, el 'Daily Mail' informa de que un estudiante de moda ha lanzado un corsé para hombres, toda una revolución si se tiene en cuenta que desde que la florentina Catalina de Médici introdujo la prenda en la corte francesa en el siglo XVI pocos varones se la han ajustado.

Inspirado en los gimnasios

El que lo propone es el visionario Zdenek Lusk, un joven de 22 años de origen checo que estudia en la Nottingham Trent University, en Inglaterra. Y al parecer se ha inspirado en los gimnasios, ha avanzado al rotativo. El chico cree que muchos de los que acuden a los centros deportivos buscan conseguir "hombros grandes y cuadrados que se estrechan hasta la cintura". Con esta idea, ha confeccionado un nuevo tipo de corsé, que está hecho con cinta adhesiva con plástico cubierto de correas. Cuenta, además, de una banda elástica de palanca en la parte posterior, en lugar de los cordones tradicionales, que sí que están, pero a modo de decoración 'vintage', lo que permite a los usuarios apretar o aflojar el corsé para crear la apariencia deseada.

Según Lusk, el corpiño "empuja los hombros y crea una forma triangular. No hay ninguna razón por la que esta prenda no pueda ser apropiada para hombres", asegura satisfecho. "Tampoco se trata simplemente de ayudar a los hombres a esconder sus barrigas cerveceras. Pero el corsé podría servir a los intereses de todos los hombres en la actualidad. Se trata de acentuar lo que ya está ahí y crear una prenda que mejore el aspecto que muchos hombres quieren", remarca.

Noticias relacionadas

Un modelo con el corsé de Zdenek Lusk, visto por detrás, con su ingenioso sistema de cierre.

/ NOTTINGHAM TRENT UNIVERSITY

"Hay todo un mundo que podemos explorar sin perder nuestra identidad como hombres. Creo que es bueno que la gente esté orgullosa de su masculinidad, pero se puede hacer de una manera más inteligente. Me gusta la idea de llevar el corsé en un estilo urbano con vaqueros y una chaqueta bomber, pero mi objetivo es crear un concepto para que los hombres lo usen individualmente de la manera que se sientan bien", sueña el diseñador, que asegura que la prenda es más cómoda de llevar de lo que la gente pueda pensar.