Televisiva chef pastelera

Alma Obregón, la reina de los 'cupcakes' y mucho más

Alma Obregón tiene dos temporadas del programa de televisión de recetas de repostería ’Dulces con Alma’, en Canal Cocina.

Alma Obregón tiene dos temporadas del programa de televisión de recetas de repostería ’Dulces con Alma’, en Canal Cocina. / CANAL COCINA

  • A punto de ser mamá por tercera vez, la 'instagramer' más dulce da los últimos toques a un nuevo libro para su colección, esta vez con recetas tradicionales

  • La estrella del Canal Cocina también hornea en Youtube, Instagram y, pronto, también en Twitch

Se lee en minutos

Hace 10 años, antes de que Tripadvisor tuviera fichadas todas las 'cakery' (pastelerías) y todas las 'bakery' (panaderías) decoradas supercuquis, en tonos azul y rosa merengue, que han ido abriendo en tu ciudad, Alma Obregón (Bilbao, 1984) ya puso de moda en España los 'cupcakes'. Y todo empezó como por casualidad.

Aunque había estudiado violín y piano durante toda su infancia y adolescencia, cuando llegó el momento de dedicarse a la música le entró miedo escénico. En la universidad estudió Comunicación Audiovisual, hizo un máster y se trasladó a Alemania para doctorarse. "Pero cuando llegué allí ya era consciente de que la docencia no era realmente mi vocación, entonces fue cuando empecé a hornear. No conocía a mucha gente y pasaba muchas horas sola en casa. Empecé a hacer recetas y pronto me obsesioné con la repostería", recuerda. "¡Llegó un momento que soñaba con tartas, la gente se ríe cuando lo cuento, pero es cierto!".

Empezó a hacer cursos y muchos fines de semana, "como los vuelos eran superbaratos", se iba a Londres, donde aprendió el arte de bordar las minitartas que se inflan en un molde de papel. Se especializó en decoración de tartas, en repostería creativa, se sacó el Le Cordon Bleu de chef pastelera y empezó a documentar su nueva y dulce vida en el blog 'Objetivo: Cupcake perfecto'.

"Cuando explicaba las recetas, siempre dejaba caer cosas de mi vida personal. Era casi un diario", relata sobre la página que hoy recibe una media de 750.000 visitas al mes. Gracias al éxito del blog, llegaron los primeros recetarios (ya lleva más de una docena sobre tartas, galletas y panes, además de varios sobre 'cupcakes', y ahora está ultimando uno nuevo, esta vez con recetas tradicionales de su familia que verá la luz las próximas Navidades), y los primeros tanteos con las redes sociales. "Empecé por Facebook, que era la que estaba más de moda en ese momento, probé Twitter, pero no le cogía mucho el ritmo, e Instagram, que me gustó más porque me permite hacer ese relato personal como en el blog", dice la 'influencer' pastelera que tiene a 318.000 fans rendidos a sus directos de los viernes, una especie de consultorio para golosos para resolver dudas y conocer nuevos ingredientes y trucos para sacar el máximo partido al horno. Se transmiten desde su propia tienda, en el barrio de Salamanca de Madrid, donde también imparte cursos y talleres incluso para niños.

'Postgrado' también en crianza

Gracias a la misma página, Alma también habla de temas como la crianza, materia de la cual también tiene un 'postgrado'. La experiencia de los embarazos de los pequeños Bruno y Lola cuajó en septiembre en el libro 'Maternidad real' (Planeta), donde rehúye de sentar cátedras -"me horrorizan los consejos a las madres primerizas"- para aportar su visión optimista alejada de "lo que nos venden en las redes sociales, con madres que están perfectas a los dos días de dar a luz, casas ideales y niños que duermen toda la noche", asegura. "Voy a tener que hacerle un anexo al libro", sonríe la futura mamá de Chloé, que se unirá a la familia por Semana Santa. La bebé también inspirará a la chef nuevos diseños de Alma libre, la pequeña línea de ropa infantil y porteo que nació "como un capricho". Y es que además de correr maratones y ultramaratones, la pastelera también es aficionada a coser.

Además del Canal Cocina, donde ha grabado 44 episodios de 'Dulces con Alma', también comparte sus recetas en su canal de Youtube ("no me guardo nada y lo que más ilusión me hace es cuando la gente me dice que ha hecho mis recetas y les han salido bien") y no descarta probar en Twitch ("una red muy interesante y con muchas posibilidades para hacer la recetas paso a paso en directo") en cuanto pase la baja por maternidad.

Esta amante de la repostería francesa, desde Pierre Hermé hasta Christophe Michalak, que adora las tartas de la norteamericana Martha Stewart y que bebe los vientos por Jordi Roca, invita a pasearse por internet para conocer a otros chefs quizá menos conocidos pero igualmente deliciosos, como Julián Ángel, el chef pastelero colombiano detrás del blog Historias del ciervo, o la mexicana Karina Rivera, "una auténtica especialista en macarons que domina el chocolate".

Ensayo, error y pesos exactos

Confiesa Obregón que al principio la repostería puede resultar difícil: "Yo era un desastre cuando empecé. Mis primeros 'cupcakes' no tenían papeles, me olvidé de engrasar la bandeja y me los tuve que comer con una cuchara directamente del molde. Pero animo a todo el mundo a practicar, que a la primera a lo mejor no saldrá, a la segunda, tampoco, pero con la práctica se coge soltura. La repostería es mucho de ensayo y error". Aunque a veces, regaña, no se sigue bien la receta. "El problema suele ser fundamentalmente que cuando venimos de la cocina salada, venimos del 'a ojo' o de 'lo que te pida', y de repente nos enfrentamos a una receta con números y pesos exactos, y se nos puede hacer cuesta arriba. Pero recomiendo a la gente que disfrute no solo del resultado, también del proceso".

Sobre la mala prensa del azúcar, relativiza: "Lo maravilloso de hacer repostería casera es que nos permite hacerla como queramos y saber qué estamos poniendo, más o menos azúcar, harina blanca o integral. No creo que haya que criminalizar la repostería, todo lo contrario. Los dulces nos dan muchas alegrías y además están presentes en los momentos más bonitos de nuestra vida: en las bodas, comuniones, cumpleaños, bautizos…"

Después de 10 años con la corona 'cupcake' Alma Obregón cree que ha logrado su objetivo de dar con el pastelillo perfecto. "Por lo menos el que a mí más me gusta", sostiene. "Mi favorito y el que más piden es el Red Velvet. Es una combinación perfecta que combina un bizcocho muy jugoso, y no excesivamente dulce, con una crema de queso que me vuelve loca", saborea.

Te puede interesar

He aquí la receta:

RED VELVET CUPCAKE

Ingredientes para 8 cupcakes grandotes :)

. 55g de mantequilla

. 150g de azúcar

. 1 huevo

. 1 cucharada grandota de cacao sin azúcar

. 1/4 de cucharadita de colorante en pasta rojo (Sugarflair Poppy Red, por ejemplo)

. 1 cucharadita de extracto de vainilla

. 120ml de 'buttermilk' (si no tenéis 'buttermilk' en el super, podéis prepararla mezclando 120ml de leche con 1/2 cucharada de zumo de limón. Esperáis 5 minutos y ya tenéis la leche cortada semejante al 'buttermilk')

. 150g de harina

. 1/2 cucharadita de bicarbonato de soda

. 1 cucharadita de vinagre blanco

Precalentamos el horno a 170º y preparamos los papelitos para 'cupcakes' en el molde. Tamizamos la harina con el cacao y apartamos. Con la batidora, batimos el azúcar con la mantequilla en un bol. Sin dejar de batir añadimos el huevo y el extracto de vainilla. A continuación, añadimos la mitad de la harina(+ cacao) y el 'buttermilk'. Después incorporamos el resto de la harina. Cuando la mezcla sea homogénea, añadimos el colorante rojo. Así, podemos ajustar la cantidad necesaria para lograr la intensidad deseada. Finalmente, en un vasito, mezclamos el vinagre con el bicarbonato de soda y cuando burbujee lo añadimos a la mezcla anterior. Repartimos la mezcla en los moldes y horneamos durante 20 minutos o hasta que un palillo salga limpio. Los sacamos del horno y los dejamos enfriar 5 minutos en el molde y luego por completo sobre una rejilla.

Cream Cheese Icing

.125g queso crema frío (tipo Philadelphia)

.60g mantequilla a temperatura ambiente

.300g de 'icing sugar'

Batimos la mantequilla con el 'icing sugar' en la batidora (cubrir el bol si no queréis convertir la cocina en un bonito paisaje nevado). Una vez se ha mezclado bien, añadimos todo el queso crema. Batimos unos minutos hasta que esté blanco y cremoso. No batir demasiado, que la mezcla se derrite con facilidad. Y a decorar.