Recuerdos de la pandemia

Un museo para que nadie olvide el confinamiento

Bruselas inaugura este jueves la exposición artística con objetos que rememoran el encierro domiciliario forzado por el covid

Obra artística del museo del confinamiento, Bélgica. Efe - Ricardo Ruiz Varo

Obra artística del museo del confinamiento, Bélgica. Efe - Ricardo Ruiz Varo

Se lee en minutos

Ricardo Ruiz Varo / Efe

Un año después del primer confinamiento, este jueves 18 de marzo se inaugura en Bruselas un museo temporal y colaborativo para homenajear y preservar el relato de este "periodo insólito".

Al entrar en la sala, llama la atención un kayak de color rojo que descansa sobre el suelo del pasillo central, como si alguien lo hubiera sacado del trastero para utilizarlo, después de bastante tiempo sin hacerlo, y luego lo hubiera olvidado allí. Cerca, a la izquierda de una serie de fotografías de personas realizando tareas cotidianas como comer, tejer o jugar al pimpón, cuelga del techo una larga cortina hecha de rollos de papel higiénico, que hace las veces de mampara de separación con la entrada a la galería. Un poco más adelante, cerca del kayak olvidado, emerge la figura de un coche de pequeño tamaño que, sin embargo, el hecho de ser cartón le otorga el mérito de ser bastante grande.

El confinamiento tiene un Museo temporal en Bruselas  / EFE

En una de las paredes próximas al pequeño gran coche, Loïc muestra orgulloso una de sus fotografías, en la que aparece un chico caminando dentro de una enorme nave industrial abandonada, que hace dos siglos era una gran fábrica y que ahora los jóvenes visitan como entretenimiento, "ya que lo demás está cerrado", dice.

"Mi madre llora"

"Mi madre llora. Está llorando porque aún no sabe qué pasará con ella y con mi padre". El texto expuesto al lado de las fotografías también es de Loïc. Lo escribió durante el confinamiento y lo publicó en Facebook, donde poco después se hizo viral.

"A pesar de perder contacto social, el hecho de estar con mi familia fue muy reconfortante para mí"; reconoce Loïc Crobbedu, estudiante de la Universidad Libre de Bruselas (ULB) y uno de los cientos de alumnos que han querido aportar sus obras, objetos y testimonios a la exposición. Los padres de Loïc tuvieron que echar el cierre a su pequeño negocio debido a las restricciones por la covid-19, motivo por el cual escribió esa carta abierta, en la que se queja de la falta de ayudas para los autónomos del país.

Museo temporal colaborativo

En el espacio reservado a las imágenes realizadas por el fotógrafo Charles Chojnacki en el primer mes del confinamiento en el Hospital Erasmus de Bruselas, Nathalie Levy, miembro del departamento de Cultura de la ULB, explica a Efe que en realidad no se trata de una exposición, sino de un "museo temporal", puesto que "no tenemos fechas". La idea de crear el museo nació de dos departamentos de la ULB: el de Cultura reunió más de 150 objetos, dibujos, historias, fotos, montajes e, incluso, vídeos musicales, mientras que el de Archivos recogió testimonios, manuscritos o digitales, escritos por miembros de la comunidad universitaria.

En a exposición, que se puede visitar en la Sala Allende de la Universidad Libre de Bruselas, se pueden ver dibujos y pinturas, vídeos, relatos y poemas e, incluso, mamparas faciales de protección con dibujos de escenas que evocan a todo lo que se ha vivido en esta pandemia. "Nos quedamos muy sorprendidos de recibir tantas cosas", reconoce Levy, quien asegura que el objeto principal del museo era "reunir objetos que hicieran que la gente recordara lo que hemos vivido todos juntos".

Además, aunque el "museo" se inaugura este jueves, 18, aún está incompleto, ya que los organizadores invitan a los visitantes a que sigan aportando los recuerdos que tengan de su confinamiento para ampliarlo. "Queremos crear una historia común", indica con entusiasmo Nathalie, "queremos preservar la memoria de esta situación, porque tenemos la sensación de que estamos viviendo algo nuevo en la Historia".

El arte como forma de expresión

El coche de cartón, explica Levy, lo construyó una mamá para sus hijos, con la intención de poder "llevarlos" a comprar una hamburguesa a una cadena de comida rápida tras el confinamiento duro.

Coche de cartón fabricado por una madre para sus hijos expuesto en el museo del confinamiento en Bélgica. Efe - Ricardo Ruiz Varo

/ El Periódico

La canoa, que tanto destacaba al entrar en la galería y que es la imagen del museo, es una irónica referencia a la recomendación que hizo el primer ministro belga de ir a hacer kayak tras el confinamiento, lo que la mayoría de la población "se tomó a broma", relata Nathalie. Misterio resuelto.

Obra de arte ubicada al inicio de la exposición en Bélgica. Efe - Ricardo Ruiz Varo

/ El Periódico

Noticias relacionadas

"Creo que estas obras de arte deben ser conservadas, porque son, básicamente, parte de nuestra historia", argumenta Loïc, quien cree que preservar la memoria y estos recuerdos es importante para "darnos cuenta de cómo la gente se siente" en estas situaciones. "Creo que el arte es la mejor manera de expresar algo cuando estamos en crisis, porque es muy difícil hacerlo con palabras en una conversación", sentencia, después de hacerse la foto de familia con los organizadores delante del gran mural de retratos dibujados con mascarilla.

Mientras tanto, "nadie más que yo verá o escuchará las lágrimas y sollozos de mi madre", concluye su texto Loïc, uno más de los millones de personas que han vivido una historia, una memoria común, y que según los organizadores de esta muestra merece ser conservada.