Tendencia 'millennial'

'Streamers' durmiendo, así se gana pasta gansa en Twitch y TikToK

  • El último ejemplo de esta surrealista moda es Asian Andy, que acaba de embolsarse 13.300 euros en una noche

  • Todos los fans-donantes pueden mandar ruidos y notas de voz a todo volumen para molestar al 'youtuber' previo pago

Asian Andy, el ’streamer’ que monetiza sus cabezaditas.

Asian Andy, el ’streamer’ que monetiza sus cabezaditas. / ASIAN ANDY (YOUTUBE)

3
Se lee en minutos
Laura Estirado
Laura Estirado

Periodista

Especialista en Gente, Moda, Tendencias, Estilo y Redes

Escribe desde Barcelona

ver +

¿Ganar dinero mientras estás durmiendo? Este podría ser el sueño de cualquiera pero también es un sueño hecho realidad para algunos 'streamers', que han encontrado un filón de oro en esta moda de lo más loca. Aunque la mayoría de plataformas como Youtube, Twitch y TikTok son utilizadas por casi todos para retransmitir videojuegos, coreografías o chatear en directo con los fans, desde hace un tiempo ha ganado fuerza este fenómeno mirón: dejar que miles de personas curioseen mientras otros abrazan la almohada y a Morfeo.

Hace unos meses, hasta Ibai Llanos avisó de la moda 'sleep stream': "Hostia, que existe peña haciendo directos durmiendo mientras ganan dinero con ello. Monetizando las siestas. El futuro ya está aquí. Lleváis muchos años entrenando para esto", les decía a sus fans en Twitter.

En un artículo publicado en 'The New York Times', Brian Mandler, uno de los fundadores de Network Effect (agencia digital centrada en TikTok) decía hace un año que las retransmisiones de este tipo proporcionan el nivel de autenticidad que tantos usuarios de la plataforma quieren encontrar. “A las audiencias les gusta mucho estar entre los bastidores de la vida de alguien”, explicaba. “Quieren contenido auténtico y atractivo y ver a alguien durmiendo es único”, subrayaba. Lo mismo ya lo había gritado 20 años antes la Milá en Tele 5: "Bienvenidos a 'Gran Hermano', bienvenidos a la vida en directo"..

Esto de dormir ante la cámara puede sonar raro, pero a algunos les está funcionando. El ejemplo más claro y reciente es el del 'youtuber' Asian Andy, famoso por dejarse humillar en la red a cambio de un puñado de dólares. De día, y también de noche. Su último reto ha sido en la cama, donde ha permanecido siete horas tratando de pegar ojo mientras los donantes puñeteros le molestaban con bocinas, peticiones raras y ruidos del más allá. Aunque parezca muy molesto, a Asian Andy la colecta nocturna desde su habituación le ha reportado 16.000 dólares, algo más de 13.000 euros al cambio.

Un mensaje básico cuesta 5 dólares. Si pagas 100, tienes derecho a que suene una canción a unos decibelios dignos de sanción. Además, en esas ocasiones -como se puede ver en el vídeo- el 'streamer' está obligado a ponerse en pie y rasgarse la camiseta que lleve puesta. Sadismo y exhibicionismo todo en uno, y en directo.

Hace un par de años Andy ya retó al público a que le molestase una noche. Entonces logró 2.000 dólares (cifra que se queda muy corta con la alcanzada ahora). 

Después del éxito de su primer experimento, el 'youtuber' se superó encerrándose tres días sin ninguna clase de entretenimiento. Logró 28.000 dólares en donaciones (23.270 euros). Sin embargo, ha descubierto que lo que la gente quiere es verle en el sobre.

Vídeos 'hardcore'

También tiene vídeos muy 'hardcore', siguiendo esa misma pauta de hacer espectáculo con su vida privada, pero fuera de su casa, en cafeterías o supermercados. A veces choca con la realidad, y acaba expulsado de los lugares por los propios empleados del establecimiento, o incluso, por la policía. Ha llegado a hacerse pasar por terrorista suicida en un recinto público, y una vez este kamikaze se pasó una noche recogiendo vagabundos y llevándolos a su casa. Su vídeo más popular es uno que se titula: 'Los espectadores hacen que Alexa filtre mi dirección' (15 millones de visualizaciones).

Asian Andy está feliz con los resultados obtenidos con su último reto, y se lo ha hecho saber a sus suscriptores con este mensaje: "Muchísimas gracias a todos, el último récord de un directo mientras alguien dormía había recaudado cerca de 6.000 dólares y vosotros habéis llegado a los 16.000".

Nada nuevo

Noticias relacionadas

Sin embargo, no ha inventado nada. Lo de que alguien se muestre mientras duerme para regocijo del público ya se experimentó hace más de una década en la mismísima National Portrait Gallery de Londres, donde en el 2004 se exhibió un vídeo de 67 minutos donde se veía al futbolista David Beckham durmiendo. Fue la también entonces polémica propuesta de Sam Taylor-Johnson, artista visual, fotógrafa y directora de cine, con la quería homenajear al gran Andy Warhol y su película 'Sleep', de 1964, una proyección de cinco horas y media en la que, mediante un plano estático, se mostraba a una persona anónima durmiendo. Pero gratis.