Consejos

Cómo evitar que las tuberías se queden congeladas (y qué hacer si pasa)

La ola de frío supone un peligro real porque el hielo se dilata con respecto al volumen que tiene en su forma líquida y puede llegar a romper la cañería

Cañería con hielo en el tejado de una casa.

Cañería con hielo en el tejado de una casa.

2
Se lee en minutos
Laura Cañabate

La ola de frío, que durará hasta el próximo jueves, con mínimas de -10ºC (según el aviso especial emitido por la Agencia Estatal de Meteorología), supone un peligro real para las tuberías, que pueden llegar a congelarse. Y, lo que es peor: el agua congelada puede romper la tubería -el hielo se dilata con respecto al volumen que tiene en su forma líquida y ese aumento de volumen cuando se congela el agua fuerza el interior de las tuberías, que pueden acabar por romperse- y causar daños mayores.

Canalizaciones bajo tierra

Para evitar que se rompan o agrieten canalizaciones que están enterradas bajo tierra y que están cubiertas por un aislamiento natural que las previene del riesgo de congelación, hay que cuidar los contadores, manteniéndolos aislados y asegurando que mantienen una temperatura adecuada. Algunos materiales que se pueden utilizar son espuma de poliuretano, porexpán, periódicos e, incluso, con fibra de vidrio o lana de roca. Es importante que haya una ventilación adecuada para que no se genere acumulación de gases.

En los hogares

Algunas de las medidas que se pueden seguir para evitar que se congelen las tuberías de un piso o vivienda es dejar correr el agua durante unos minutos en varias ocasiones, para evitar que se quede estancada en las tuberías. Si se intercala agua fría y caliente durante unos segundos, la corriente combatirá el frío que pudiera congelar el agua almacenada. Otra opción es verter sal en las cañerías.

También se puede utilizar una válvula de recirculación de agua caliente, que no requiere de electricidad para su funcionamiento, ya que controla su temperatura por convección térmica. La función principal de esta válvula es hacer que el agua caliente circule ininterrumpidamente.

Es importante no desconectar cualquier sistema de canalización de agua caliente, y asegurarse sobre todo de que esta circule. Y también es conveniente mantener el ambiente cálido.

Si las cañerías ya están congeladas, para evitar cualquier accidente lo mejor es cerrar el suministro de agua y dejar salir toda la que esté almacenada en las tuberías. También se puede calentar las tuberías con cinta térmica eléctrica o con una pistola de aire caliente, moviéndola constantemente.

En casas con jardines o patios

Además de seguir todas las recomendaciones que tienen los pisos, es importante añadir la prevención de las canalizaciones exteriores que pueden tener las casas con jardines o patios.

Se recomienda desconectar los sistemas de riego y drenarlos para evitar la acumulación de agua, así como vaciar las mangueras para que no quede agua dentro que las pueda reventar. Es importante también cerrar las llaves de paso.

Otros consejos ante la ola de frío

Noticias relacionadas

Además de evitar que se congelen las tuberías, los servicios de emergencia recomiendan limpiar la nieve de los alféizares, toldos y aires acondicionados -con cuidado para no lanzar nieve sobre los peatones-, y abrigarse dentro de casa para evitar sobrecargar las redes eléctricas con calefactores y otros aparatos eléctricos

Y, en última instancia, lo mejor es no salir de casa. Si por razones justificadas hay que hacerlo, es importante utilizar un calzado adecuado y bastones que ayuden a evitar caídas, tener la batería del móvil completa y no usar el ascensor, ante el peligro de que se interrumpa el servicio eléctrico. 

Temas

Frío