Vocación por la enseñanza

La imagen de un profesor que corrige exámenes en el hospital un día antes de morir se vuelve viral

La hija del docente estadounidense, que especifica que no ha fallecido por covid, se muestra sorprendida por la amplia difusión de su publicación, que en Facebook alcanza en seis días casi 200.000 'Me gusta'

Alejandro Navarro, un profesor con vocación por la enseñanza.

Alejandro Navarro, un profesor con vocación por la enseñanza. / Facebook

Se lee en minutos
Laura Cañabate

La historia de Alejandro Navarro, un profesor del colegio público San Felipe del Río en Texas (Estados Unidos) que no dejó de corregir los exámenes de sus alumnos, se ha viralizado. Y es que el docente estuvo evaluando los trabajos de sus escolares mientras estaba ingresado en el hospital, un día antes de morir.

Su hija, Sandra A.Venegas, ha compartido una publicación en la red social Facebook, acompañada de una imagen en la que se puede ver a su padre trabajando con el portátil, en la que ensalza su pasión por la enseñanza y donde la joven dedica una reflexión sobre el trabajo que hacen los profesores y la dedicación y vocación que tienen.

La historia no ha tardado en correr como la pólvora y en tan solo seis días ha dado la vuelta al mundo. La publicación acumula más de 189.000 'Me gusta' y 12.000 comentarios con muestras de afecto y compasión por la joven.

This is my dad Alejandro Navarro, the day before he passed away, worried about finalizing grades for progress reports....

Posted by Sandra A. Venegas on Thursday, December 17, 2020

Una historia de dedicación

La usuaria explica que su padre, cuando se enteró de que iba a ingresar en el hospital, decidió coger su portátil para poder corregir los exámenes que tenía pendientes de sus alumnos. Muestra de ello es la imagen que comparte, en la que se puede ver a Alejandro tumbado en la cama con el portátil apoyado en las piernas.

Noticias relacionadas

Venegas ha aprovechado la ocasión para hacer una reflexión sobre el trabajo que hacen los profesores no solo en las aulas, sino también fuera de ellas. "Los maestros dedican muchas horas extras, tantas horas que muchos no se dan cuenta. Incluso durante una pandemia, incluso durante una crisis de salud, los maestros se preocupan por cumplir con sus deberes". La mujer cuenta que la última vez que vio a su progenitor fue unos días antes de morir y que le hubiera gustado haber aprovechado la ocasión para pasar tiempo juntos ya que, según cuenta, el padre estaba trabajando.

La publicación de Sandra nos recuerda la importancia de compartir tiempo con aquellos que más queremos, sobre todo ahora que estamos viviendo una situación anómala a causa de la pandemia de coronavirus. Una enfermedad que no fue la causa de la muerte de su progenitor, según ha apostillado ella posteriormente ante la viralización de la publicación.