Locos por las zapatillas

Nike y Adidas, una rivalidad eterna

La marca estadounidense del ‘swoosh’ y la alemana de las tres bandas copan el 43% del mercado del calzado deportivo en una lucha que data desde los 70

Nike y Adidas, una rivalidad eterna

Silver Larrosa

Se lee en minutos

Nike y Adidas son las marcas deportivas hegemónicas a nivel mundial. Su rivalidad se podría equiparar a la de otras parejas antagónicas en la historia del marketing, léase Coca-Cola o Pepsi, PlayStation o Xbox y, a nivel más local, Cola Cao o Nesquik. Según la consultora especializada SGI Europe, la firma del ‘swoosh’ (silbido) y la de las tres bandas se reparten ellas solitas el 43% del pastel del mercado, a razón del 27,4% Nike, y el 15,3% Adidas. Y a mucha, mucha distancia otras empresas como Skechers (5,8%), VF Corp, la de las Vans (3,4%), New Balance (3,2%), Puma (2,9%), Asics (2,6%), Anta, el ‘Nike’ chino (1,6%), Crocs (1,3%) y Under Armour (1%)

Al final del año pasado Nike había facturado solo en zapatillas -el 70% de las ventas del grupo en el que también se incluye Converse24.222 millones de euros, un 9% que el año anterior. Incluso en este este año de pandemia, con pérdidas millonarias en el primer trimestre, espera superar los 780 millones de pares producidos en el 2019. Adidas, que también suma a Reebok desde su adquisición en el 2006, tuvo unos ingresos solo en calzado deportivo de 13.521 millones, un 6% más que el año anterior, con una producción de 443 millones de pares

Y así andan ambas compitiendo desde su nacimiento, si bien la historia de Adidas empezó mucho antes. La compañía que hoy da empleo a 59.000 trabajadores en todo el mundo, nació en 1924 en el corazón de Europa, en la época de entreguerras. Por primera vez los gobiernos empezaron a preocuparse por el estado físico de la población (por temor a que no estuvieran en condiciones saludables ante la llegada de otro conflicto bélico). La salud, el ejercicio físico al aire libre entra en la agenda mundial. 

Los hermanos Rudolf y Adolf Dassler

Esa fue la motivación que llevó a los hermanos alemanes Rudolf y Adolf ‘Adi’ Dassler a ponerse manos a la obra. Tras volver del frente, en el lavadero de casa de su madre diseñaron el calzado para los nuevos atletas. Sus modelos enseguida se popularizaron, y el propio Jesse Owens usaba la marca cuando ganó cuatro medallas de oro en los JJOO de Berlín de 1936, lo que catapultó a la marca, que tras la segunda guerra mundial ya vendía 200.000 pares al año.

A finales de los 40 los hermanos se separaron, Adolf se quedó Adidas, y Rudolf fundó Puma (su modelo ‘Suede’ se hizo muy popular en los JJOO de México de 1968, y se convirtieron en el símbolo del ‘black power’ cuando Tommie Smith y John Carlos, oro y el bronce de EEUU en la prueba de 200 metros lisos, celebraron su victoria en el podio puño en alto).

A pesar de que actualmente Adidas vende menos que Nike globalmente, sigue siendo considerada una de las empresas con mayor reputación del mundo. En España, por ejemplo, sigue facturando más Adidas, aunque en su ‘casa’, Alemania, y en otros países del Viejo Continente Nike ya ha dado el ‘sorpasso’ superando a Adidas. Según datos del gigante estadounidense del segundo semestre del 2019, la marca es número uno en ciudades clave como Barcelona, Londres, París, Berlín y Milán

Enemigas en patrocinio deportivo

Adidas y Nike rivalizan también en el patrocinio de clubs deportivos de fútbol. El grupo alemán viste a más equipos europeos, 22 en total, entre ellos el Real Madrid, Osasuna y Celta, además del Chelsea, el Southampton, el Bayern, el Milan, el Lyon o el Marsella, entre otros. Nike patrocina a 21 clubles, como el FC Barcelona, Almería, Athletic, Atlético, Real Sociedad, Málaga, Arsenal, Everton, Manchester City, Manchester United, Hertha Berlin, Werder Bremen, Freiburg,  Juventus, Inter, Montpellier o el PSG, por citar algunos.

Además de ser referente de atletas, futbolistas y baloncestistas (Kareem Abdul-Jabbar era fan de las Adidas Superstar en 1969), las Adidas dieron el salto a la música en 1986, cuando los hiphoperos Run DMC les rindieron pleitesía con el ‘single’ ‘My Adidas’. Durante un concierto en el Madison Square Garden, en julio, los raperos invitaron al público a mostrar sus zapas con las tres bandas y al acabar el ‘show’ la firma deportiva les extendió un contrato por valor de un millón de dólares. Había nacido un idilio entre la música y las deportivas que llega hasta nuestros días. 

La marca fagocitó a Reebok en 2006 por 3.800 millones de dólares, si bien en los últimos años los números no han sido tan buenos como los deseados por Adidas, que se plantea venderla, según publicó este octubre la revista alemana ‘Manager Magazin’. Entre los interesados en quedarse con Reebok, la norteamericana VF Corporation (Vans, North Face) y la china Anta.

Ediciones limitadas e icónicas

La clave del posicionamiento de Adidas en los últimos años ha sido el mercado retro, reeditando viejos modelos o los más icónicos. La marca tiene unas 1.200 referencias, y la mitad llevan el sello de ‘Originals’. Prácticamente cada temporada Adidas saca reediciones. Lo viene haciendo desde el 2013, con la nueva vida de sus playeras de piel blanca Stan Smith, a las que uno de los mejores jugadores de la historia de la Copa Davis prestó su nombre en 1978. Stanley Roger Smith (Carolina del Sur, 14 de diciembre, 1946), que así se llama el mítico tenista norteamericano, continúa cediendo su imagen a la marca en lo que representa, sin duda alguna, uno de los acuerdos de colaboración más longevos en la historia del deporte. Hoy en día hay 25 variantes de las Stan Smith (las zapatillas más vendidas de Adidas, con más de 45 millones).

Zapatilla Top Ten Hi Star Wars Boba Fett, de Adidas.

/ ADIDAS

La marca alemana también gusta de ediciones especiales, y limitadas, que se agotan nada más salir. Este es el caso reciente de algunos modelos de la colección ‘The Mandalorian de ‘Star Wars’, y de las Ghost Smashers, las últimas ‘cazafantasmas’ de Reebok, que salieron hace tan solo unas semanas y ya solo están disponibles en la reventa.

Adidas también ha tenido colaboraciones de lujo con Prada y con raperos como Kanye West o Snoop Dogg. Y diseñadores como Alexander McQueen se han inspirado en las Stan Smith.

Un rápido advenedizo

Nike, que hoy día cuenta con 75.000 trabajadores en todo el mundo, llegó al mercado mucho después que Adidas, pero enseguida la alcanzó. La empresa con sede en Beaverton, Oregon, fue fundada el 25 de enero de 1964 como Blue Ribbon Sports, por Bill Bowerman y Phil Knight, y se convirtió oficialmente en Nike, Inc. el 30 de mayo de 1971. Su nombre toma prestado el de la diosa de la victoria de la mitología griega.

Al principio, el atletismo fue el gran motor de la marca. Uno de sus modelos icónicos son las Nike Cortez (1972), las legendarias zapatillas de 'running' con las que Forrest Gump dio la vuelta al mundo. Luego, llegaron otros deportes, como el fútbol y el baloncesto, el que más alegrías le ha dado a la marca. Tras coquetear con las Nike Blazer (1973), que llevó George ‘The Iceman’ Gervin, y las Nike Force 1 (1982), la gallina de los huevos de oro lleva el nombre del legendario escolta de los Chicago Bulls, Michael Jordan.

Para él se diseñaron en 1984 las Nike Air Jordan, unas botas altas con cortes limpios y cámara de aire. Eran rojas y negras, valían 65 dólares y la NBA las prohibió porque “no eran suficientemente blancas”. Jordan siguió usándolas de todas formas y Nike pagó cada multa sin rechistar. La compañía ya tenía su relato más allá de la zapatilla, su "conexión emocional", eran un símbolo de orgullo racial. La multa se convirtió en la mejor campaña de publicidad y ayudó a afianzar la leyenda del jugador, que hoy en día sigue embolsándose 100 millones al año en ‘royalties’. El acuerdo, por supuesto, beneficia a Nike, que suma 3.000 millones en ganancias cada ejercicio por la línea dedicada al jugador.

Puedes ver los espots de las Air Jordan, desde 1986 hasta el 2020, aquí:

Pero, ¿podrá vivir Nike eternamente de Jordan? De momento sí, el pasado mayo las Nike Air Jordan usadas y firmadas por el mítico jugador en 1985 se subastaron en Sotheby's por 560.000 dólares. Además, a este fructífero matrimonio se han unido firmas de lujo, como Louis Vuitton, Prada, Balenciaga o Fendi.

Y Dior acaba de tunear el primer modelo de las Nike Air Jordan en una versió de 1.500 euros que ya solo se puede adquirir -12 veces más caro- en internet. Según ‘Vogue’ son las ‘sneakers’ favoritas de las ‘influencers’.

Converse, el referente de estilo 'cool'

Las mismas ‘trendsetters’ son las que no dudan en combinar todo su armario con unas Converse, marca histórica de la que se calcula se han vendido 900.000 pares de su modelo ‘All Star’, y que Nike adquirió en una jugada maestra en el 2005. El modelo es hoy un referente de modernidad y estilo, como ha demostrado la vicepresidenta electa de EEUU Kamala Harris, que se ha pateado el país con estas zapatillas durante la campaña electoral.

Las botas con empeine de lona y puntera y suela de goma en contraste, llevan décadas pisando escuelas primarias, institutos, estudios de diseño, conciertos y todas las calles del planeta. Nacieron en 1917 para jugar al baloncesto, de la mano de Marquis Converse, empresario de New Hampshire. En 1923 cambiaron su nombre por el de Chuck Taylor All-Star, así se llamaba el jugador de básquet de Indiana que las usaba y que se recorrió el país explicando las bondades de la nueva zapatilla. A él se debe el círculo lateral que 'protege', o mejor dicho, adorna el tobillo. Su debut de oro llegó en los JJOO de Berlín de 1936, donde las lució el equipo estadounidense de baloncesto. Y el resto es historia.

Noticias relacionadas

En la elaboración de este reportaje también han participado Eva Domínguez (dirección creativa) y Silver Larrosa (ilustraciones).