Locos por las deportivas

Las 10+1 zapatillas deportivas más icónicas de la historia

Más que un complemento, el calzado deportivo se ha convertido en el icono de la cultura popular

Una chica se prueba una zapatillas último modelo en el ’templo’ de las ’sneakers’ en Barcelona, la tienda Si Vas Descalzo.

Una chica se prueba una zapatillas último modelo en el ’templo’ de las ’sneakers’ en Barcelona, la tienda Si Vas Descalzo. / JORDI COTRINA

Se lee en minutos

Son el nuevo objeto de deseo de la generación ‘millennial’, el paradigma de la ‘eterna juventud’ del siglo XXI. El nuevo lujo se lleva en los pies y pisa las calles. Suela de goma y cordones para todos los gustos y combinable con cualquier ‘look’. La quintaesencia de la comodidad tiene un catálogo con miles y miles de modelos, pero aquí van 10+1 para quitarse el sombrero. Y, probablemente, te habrás calzado alguno.

Adidas Superstar

Creadas en 1969, siguen en boga hoy. Su imagen está ligada a baloncestistas como Kareem Abdul-Jabbar o raperos como Run D.M.C. Es una zapatilla sencilla: suela de goma, empeine de piel, talón reforzado, bandas laterales de color y puntera de goma granulada. Por 99,95€. Pasaron de las canchas a las calles y parques donde surgió el rap y el 'skate', la cultura callejera urbana de EEUU de los 80. (Precio: 100 €).


/

Nike Air Jordan

Creadas por Nike en 1984 para la estrella de la NBA Michael Jordan. Altas, con cortes limpios y cámara de aire. Eran rojas y negras, valían 65 dólares y la NBA las prohibió porque “no eran suficientemente blancas” [las zapatillas de los jugadores, según las reglas de la NBA de entonces, debían ir a conjunto con el uniforme y los calzados del resto de sus compañeros. En esa época, el color predominante y genérico era el blanco, por lo que el negro por sí solo estaba netamente prohibido]. Jordan siguió usándolas igualmente y Nike pagó cada multa sin rechistar [5.000 dólares por partido]. La compañía ya tenía su relato más allá de la zapatilla, su "conexión emocional". La multa se convirtió en la mejor campaña de publicidad y ayudó a afianzar la leyenda del jugador. Las zapatillas eran símbolo de orgullo racial. (Precio: 119, 99 €).


/

Converse Chuck Taylor All Star

Creadas en 1917 para jugar al baloncesto, se han convertido en un referente de modernidad y de estilo, como ha demostrado la demócrata Kamala Harris, que durante la campaña electoral se ha pateado EEUU con estas zapatillas (en diferentes versiones). Las botas con empeine de lona y puntera y suela de goma en contraste, llevan décadas poblando escuelas primarias, institutos, estudios de diseño, pies de rockeros y las calles del planeta. Se convirtieron en el epítome de la rebeldía. En los 70’s las llevaban los Ramones, en los 80’s, Basquiat, y en los 90’s Kurt Cobain, por ejemplo. (A partir de 80 €).


/

New Balance 574


Creadas en 1988 por Steve Smith, un diseñador que también trabajó para Reebok, Nike, Fila y Yeezy. ¿Su sellos? La característica combinación entre ante y malla sintética. También son famosas porque se pueden personificar y modificar al gusto del consumidor, con diferentes combinaciones de colores y acabados. En un intento de unir las dos mejores tecnologías de la época, la espuma EVA se encapsulaba en una pieza de poliuretano, con lo que se aprovechaba la comodidad de una y la durabilidad del otro. (Precio: 100 €).


/

Reebok Freestyle

En 1982, Reebok se estrenó con el calzado aeróbico con este modelo que además es el primer calzado deportivo diseñado para mujeres​. El profesional del fitness Gin Miller se convirtió en el rostro de ‘Step Reebok’, la campaña y programa de acondicionamiento físico para aeróbicos de la compañía. Cuando Jane Fonda se calzó aquella deportiva con estilazo para su programa de aeróbic en la tele, las ventas se dispararon, convirtiéndose en un ‘hit’ de la marca, que un año después lanzó otro de sus clásicos, las Reebok Classic Leather. (Precio: 90 €)


/

Puma Suede

Se convirtieron en un icono en los Juegos Olímpicos de 1968 de México, cuando Tommie Smith y John Carlos llevaron el oro y el bronce, respectivamente, a Estados Unidos en la prueba de 200 metros lisos con las zapatillas de la firma alemana. Su celebración, puño y zapatilla en alto, se convirtió en un símbolo del movimiento 'Black Power' y pasó a la historia de las citas olímpicas. (Precio: 80 €).


/

Adidas Stan Smith

Quizá sea la zapatilla más famosa de Adidas (entró en el ‘Libro Guinness de los Récords’ en 1990 tras vender en todo el mundo más de 70 millones de pares). Nacieron en 1971, después de que la firma adaptase un modelo anterior, y lo actualizase para el tenista Stan Smith, cuyo rostro bigotudo sigue presidiendo la lengüeta. Hoy en día se utiliza como básico del ‘casualwear’. Su diseño se ha mantenido imperdurable durante décadas. (Precio: 95 €).


/

Le Coq Sportif Race

Este modelo de ‘running’ se lanzó en 1988 por la empresa nacida a finales del siglo XIX en Francia, que llegó a convertirse en emblema nacional de las prendas deportivas y principal rival de Adidas en el país galo. Estas ‘sneakers’ cuentan con un ‘upper’ de malla abierta e inserciones de piel. El logo bordado les da un toque más artesanal y diferenciado. (Precio: 129 €).


/

Vans ‘Old Skool’

En 1977 Paul Van Doren, el fundador de Vans, había creado unas zapatillas con suela de goma especialmente pensadas para 'skaters' y surfistas. Las zapatillas eran cómodas, tenían agarre, pero les faltaba algo: un logo reconocible. Un día dibujó una línea con forma de ola y así nació uno de los distintivos de la marca, la llamada 'side stripe' o 'jazz stripe'. En los años 80 la fama de las Vans fue imparable, y en los 90 llegaron las colaboraciones con diseñadores como Marc Jacobs o Supreme. En los 2000, la fama decayó, hasta que en 2016 las ‘influencers’ comenzaron a llevarlas con vestidos románticos, una combinación nueva y muy‘cool’. Ha sido customizada hasta la saciedad, también con firmas de lujo como Karl Lagerfeld, Dior, Off White o Marc Jacobs. Incluso Kanye West ha declarado que, si no hubiese creado las Yeezy, le encantaría haber formado parte de la historia de Vans. (Precio: 75 €).


/

Nike Air Force 1

Nacieron como una zapatilla de baloncesto, de caña alta, en 1982. Fueron las primeras en incorporar la tecnología Nike Air. Su nombre se inspira en el avión presidencial de EEUU. Tras revolucionar el básquet, fueron adoptadas por la cultura hip hop, y pronto se convirtieron en objeto de culto de la industria de la moda. Hoy prolifera más la versión por debajo del tobillo. Bella Hadid o Kaia Gerber son sus principales prescriptoras. (Precio: 99,99 €).


/

Balenciaga ('Speed' y 'Triple S')

La firma, junto con Louis Vuitton, marcó un antes y un después en la concepción del ‘streetwear’ en las firmas de lujo. La revolución 'ugly’ (lo feo) comenzó con la entrada del georgiano Demna Gvasalia en Balenciaga, que cambió la línea creativa apostando por lo políticamente menos bello. De este concepto, en el 2017 nacieron las zapatillas ‘Speed’, que imitaban la forma de un calcetín, y en el 2018, las ‘Triple S’ (ambas imitadas hasta la saciedad por firmas ‘low cost’ como Zara). Sus precios, 495 y 750 euros, respectivamente.


/


/

Te puede interesar