PORTADA DE DICIEMBRE

Alexandria Ocasio-Cortez, rutilante estrella en 'Vanity Fair'

A pocos días de las elecciones, la congresista más joven de EEUU reivindica el glamuroso reportaje que le dedica la revista frente a las críticas de conservadores y republicanos

La congresista Alexandria Ocasio-Cortez, con un traje de Aliétte en la portada de diciembre de ’Vanity Fair’.

La congresista Alexandria Ocasio-Cortez, con un traje de Aliétte en la portada de diciembre de ’Vanity Fair’.

Se lee en minutos

A tan solo unos días de las elecciones en Estados Unidos y de que concluya su campaña para la reelección por el distrito 14 de Nueva York al Congreso, Alexandria Ocasio-Cortez se ha revelado como una estrella rutilante en la portada del número de diciembre de 'Vanity Fair. Es la chica de portada y la protagonista del suculento reportaje 'AOC. Sus próximos cuatro años', donde además de repasar los logros políticos de la congresista más joven de la historia de EEUU, pues acaba de cumplir este mes 31 años y ya es todo un icono latino de la neopolítica 'millennial', la periodista Michelle Ruiz abunda en la infancia de la demócrata de orígenes puertorriqueños y humildes, con testimonios de sus familiares y amigos, y también de su pareja, el desarrollador web Riley Roberts, con el que sale desde la universidad.

Este fin de campaña con fanfarria 'couché' ha escocido y mucho entre las filas conservadoras, que ya tienen enfilada a AOC desde el 2008. Desde Obama no se veía a nadie con tanto carisma y talento, por eso los republicanos la han apodado como "el hombre del saco" y uno de sus representantes, Ted Yoho, osó llamarla "perra", "loca" y "repugnante" en las escaleras del Congreso. Le afean todo, desde sus primeros trabajos de camarera, su guardarropa o el alquiler que paga por su piso en Washington D.C. Ahora, la cadena pro-Trump Fox News ha salido en tromba a descalifar Sandy, como la llaman en la intimidad los suyos. Una de sus periodistas, Laura Ingraham, ha disparado también en Twitter: "AOC aparece en 'Vanity Fair' con trajes de 14.000 euros para maldecir a Trump".

Por partes. Cierto es que la entrevista con AOC desde su oficina en el Bronx se hizo el mismo día que 'The New York Times' publicaba la explosiva investigación sobre los (no)impuestos de Trump. Y la congresista no se mordió la lengua: "Estas son las mismas personas que dicen que no podemos tener universidades públicas gratuitas porque no hay dinero, cuando estos hijos de puta solo pagan 750 dólares al año en impuestos" (...). Trump es el visionario racista, pero McConnell hace el trabajo". Pero también es verdad que todos, absolutamente todos, los reportajes de portada de la revista se hacen con protagonistas a los que se les viste con firmas de lujo para posar ante el objetivo de un reputado fotógrafo.

"Los que dicen que no podemos tener universidades públicas gratuitas porque no hay dinero son los mismos hijos de puta que solo pagan 750 $ al año en impuestos"

Tyler Mitchell, uno de los nombres más solicitados en el sector desde su histórica sesión con Beyoncé para 'Vogue' en el 2018, es el encargado de sublimar a Ocasio-Cortez con diferentes modelos, de Loewe, Carolina Herrera o Christopher John Rogers, así como zapatos de Louboutin y joyas de Bulgari.

Para la sesión, por supuesto, AOC usó su famosa arma de mujer empoderada: su labial rojo fetiche, el Stay All Day Liquid de Stila en color Beso, que, según, ha explicado ella misma aporta "confianza" y cuida la autoestima, algo que en esta sociedad que siempre te recuerda que "no tienes ni el peso ni el color de piel adecuados" puede considerarse hasta un acto "radical".

La apasionada política, a la que algunos ya ven rivalizando con Kamala Harris en las primarias del 2024, ha subido tutoriales sobre redes para enseñarles a sus colegas del Congreso. Ella se mueve como pez en el agua en todas las plataformas, desde Instagram -donde acumula 7,2 millones de seguidores- hasta Twitch, donde recientemente ha jugado en directo al 'Among Us' para pedir el voto a los más jóvenes. Ha sido en Twitter, sin embargo, donde con un par de zascazos ha respondido a las críticas por ser chica de portada

Sesión de lo más inclusiva

"Vale la pena. Lo volvería a hacer", le ha dicho a Ingraham. "No sé si has estado en una sesión de fotos, Laura, pero no te quedas con la ropa", le ha recordado, antes de subrayar que quedó impresionada porque la mayoría de gente que trabajó en el reportaje eran personas "bipoc [no blancas], mujeres, LGBT y gente de clase trabajadora".

"No sé si has estado en una sesión de fotos, Laura [Ingraham], pero no te quedas con la ropa"

Ese es el ambiente en el que mejor se mueve la discípula del senador progresista Bernie Sanders. El distrito 14 de Nueva York por el que se presenta a la reelección incorpora parte de Queens y del Bronx, donde ella ha crecido. Está compuesto sobre todo por latinos, asiáticos y negros, y ha sido el más castigado por la pandemia. Si el 3 de noviembre gana Trump, "no podré mirarles a los ojos y decirles que estarán a salvo", asegura AOC.

AOC, con una niña disfrazada de su admirada Ruth Bader Ginsburg, la emblemática jueza de la Corte Suprema, que falleció el pasado septiembre. / AFP / timothy a. clary

Te puede interesar

Ella se forjó en esas calles. Sergio, su padre, era arquitecto y propietario de una pequeña empresa cuando el Bronx ardía en llamas. Él ayudo a reconstruir algunos edificios. Su madre, Blanca, llegó de Puerto Rico ya de adulta, y trabajaba limpiando casas. Cuando su marido murió de cáncer de pulmón durante el segundo curso de carrera de Sandy tuvo que pluriemplearse y también se puso a conducir autobuses escolares. AOC sintió que ella debía tirar de su familia y servir a su comunidad, tal como antes hizo su padre. No solo mejoró sus calificaciones sino que "comenzó a trabajar de camarera para poner comida en la mesa de su familia". 

La niña que a los 12 años se inició en el activismo pidiendo que se limpiara el estanque "marrón y sin vida acuática" de su instituto, culminó sus estudios en Níger y se graduó 'cum laude'. El "haber vivido al borde de la pobreza, me hace mejor en mi trabajo que el 90% de los republicanos", confiesa con orgullo.