18 sep 2020

Ir a contenido

DESPIERTAN FUROR EN INSTAGRAM

Los reyes de la lavandería están en Taiwán

Una pareja de octogenarios triunfa con los 'looks' que crean con la ropa que la gente deja olvidada en su negocio

Mireya Roca

Chang Wan-ji y Hsu Sho-er son los propietarios de la lavandería Wanshu, en el centro de Taiwán, y en pocas semanas se han vuelto virales con sus ocurrentes ’looks’.

Chang Wan-ji y Hsu Sho-er son los propietarios de la lavandería Wanshu, en el centro de Taiwán, y en pocas semanas se han vuelto virales con sus ocurrentes ’looks’.

Chang Wan-ji, de 83 años y Hsu Sho-er, de 84, son los propietarios de la lavandería Wanshu, en el centro de Taiwán, y en pocas semanas se han vuelto virales gracias a su nieto y a la ropa que la gente deja olvidada en su negocio. 

Viendo la cantidad de prendas que se amontonaban en el local y que no eran recogidas por su propietarios, el veterano matrimonio empezó a fotografiarse con ellas con el fin de compartir las imágenes en su nueva cuenta de Instagram. Y a golpe de clic los octogenarios se han hecho famosos en la red social, donde se definen como "iconos de estilo e 'influencers'. 

La pareja se toman su nuevo trabajo muy en serio. De hecho, en las 21 fotografías publicadas desde el pasado 27 de junio y hasta el momento aparecen como auténticos modelos con la ropa que, por despiste o dejadez, la gente abandona en el tambor de la lavadora o la secadora. Camisas, jerséis, gorras, chalecos, chaquetas y vestidos de todas las tallas, colores y estampados son algunas de las prendas con las que posa el matrimonio. Todo muy ecléctico y desenfadado. 

He’s 83 and she’s 84 — and they model other people’s forgotten laundry.⁣ ⁣ Chang Wan-ji and Hsu Sho-er have become Instagram-famous for wearing outfits curated from the hundreds of items left behind by absent-minded customers at their laundromat in central Taiwan. ⁣ ⁣ Their 31-year-old grandson and unofficial stylist, Reef Chang, originally came up with the idea to create @wantshowasyoung on Instagram when business slowed because of the coronavirus pandemic. ⁣ ⁣ “They had nothing to do,” he said. “I saw how bored they were and wanted to brighten up their lives.”⁣ ⁣ Turns out, they were naturals in front of the camera. Sho-er exudes the haughtiness of a supermodel but retains an air of playfulness. Wan-ji is the perfect foil, complementing his wife’s swagger with a chill disposition while rocking bountiful eyebrows.⁣ ⁣ The couple now receives messages from fans all over the world. Wan-ji said he’d be happy if the hundreds of people who have forgotten to pick up their laundry would return to pay their bills.⁣ ⁣ “My grandson is very creative,” Sho-er added. “His creativity has made us happy, and other people, too.”⁣ ⁣ Tap the link in our bio to read more from Wansho Laundry Taiwan. Photo by @wantshowasyoung

Una publicación compartida de  The New York Times (@nytimes) el 

La original idea de su nieto

A su nieto de 31 años, Reef Chang, que fue quien los animó a crear una cuenta de Instagram y a hacer de maniquís, aún le cuesta entender esta hazaña viral. "Me quedé muy sorprendido por la repercusión", afirmó el joven en unas declaraciones recogidas por el diario 'The New York Times'. "Nunca imaginé que tanta gente se interesaría por mis abuelos".

"Vi lo aburridos que estaban y quise alegrarles la vida. El ritmo del negocio estaba en cotas más bajas de lo esperado, debido a la pandemia. La gente dejó de llevar su ropa de forma habitual, aunque en Taiwán las medidas tomadas frente al coronavirus han resultado ser de las más eficaces del mundo. Desde que comenzó la pandemia se han contabilizado 425 casos, solo seis fallecidos y un solo foco de infección", cuenta el joven. 

Una de las cosas que más llama la atención es que los ancianos se complementan a la perfección. Hsu emula las poses que hicieron famosa a Cindy Crawford en la década de los 90, mientras que Chang mira a la cámara con una gran sonrisa y presumiendo de sus pobladas cejas. "Sus cejas son algo muy especial", dice su mujer.

Las fotos se realizan en la propia lavandería, como demuestra el hecho de que se ve la la ropa limpia colgada, lista para que sus clientes vengan a recogerla, y muchos paquetes sobre el mostrador. "Mi nieto es muy listo. Su creatividad nos ha hecho felices a nosotros y también a otras personas", subraya complaciente la abuela.