ICONO DE LA GENERACIÓN T

Charli D'Amelio, ella es la jefa de TikTok

Con solo 16 años y 73 millones de seguidores, y subiendo, ha levantado un imperio con sus coreografías que copian los adolescentes de todo el mundo

Junto a su hermana Dixie y sus padres son la versión 'cool' y 'ecofriendly' del frívolo clan Kardashian

Charlie D’Amelio: la tiktoker con más seguidores gracias a sus bailes. / ZML / ALICIA TAPOUNET

Se lee en minutos

"¿Ey, 'boomer' [léase por "vejestorio"], no sabes quién es Charli D’Amelio?" Si tienes más de 20 es posible que no entiendas por qué la muchachada baila en los parques o en la playa espasmódicas coreografías y hace muecas mientras se graba en vídeo. La culpable es una chica de 16 años de Connecticut a la que adora el algoritmo de internet. En menos de un año ha hecho saltar todas las estadísticas, congregando en la red social de moda, TikTok, a más de 73 millones de fans que suspiran por la 'nueva novia de América'. Guapa, dulce, atlética y comprometida con causas como el 'antibulling', la ecología o el movimiento Black Lives Matter, la bailarina ha sumado a su causa a su hermana Dixie, actriz y cantante, y a sus padres. Todos ellos, a la postre, 'influencers' y con millones de seguidores también en Instagram, Youtube y TwitterLos D’Amelio, los nuevos Kardashian, version 'ecofriendly', ya están en tratos para sacar su propio 'reality': "Queremos que la gente nos vea más allá de nuestros bailes".

Pero empecemos por el principio. Justo hace un año, en el 2019, Charli se abrió un perfil en TikTok y así, con un chasquido de dedos, comenzó a ganar miles y miles de seguidores mostrando sus pasos de baile con las canciones más populares de Doja Cat ('Say So') o Nodis ('All about cake'), himnos para la última generación, la T, la tecnológica. Sus vídeos (más de 1.300) tuvieron rápidamente millones de visitas, 'me gustas' y acciones compartidas. Alcanzó los 100.000 seguidores en agosto del 2019 y luego los 5 millones unos meses después. Al poco ya estaba en los 20 millones, y el pasado abril superó 50 millones de seguidores y 3.000 millones de 'me gusta'.  Luego, el confinamiento ha sido la espoleta con la que ha acabado de explotar su popularidad en la red. Y, así, de un plumazo, los chicos ya no sueñan con ser 'youtubers', sino con ser estrellas 'tiktokers' y triunfar en esta red social de vídeos cortos que vino de China, que ya ha adelantado a Facebook e Instagram y a la que Donald Trump le ha declarado la guerra. 

Catapultada al Olimpo

Sin embargo D'Amelio defiende así su red preferida: "Veo a muchos padres y niños haciendo bailes juntos. Es increíble que sea tan inclusiva con personas de todas las edades". Al principio los suyos, Heidi y Marc, veían con escepticismo lo que hacía la niña. "¿Por qué estás haciendo vídeos en tu habitación con la cama sin hacer y la ropa por el suelo?", le decían. Pero pronto comprobaron que la audiencia de su hija apreciaba precisamente "esa autenticidad".

Y Charli se puso a la tarea. Su fama creció exponencialmente cuando en noviembre del 2019 profesionalizó su actividad en el 'Silicon Valley del TikTok', la Hype House, una lujosa mansión en uno de los barrios más exclusivos de Los Ángeles donde una veintena de pipiolos especialistas -entre ellos estrellas como Chase Hudson y Maximo Rivano- viven en comunidad y generan contenido digital a espuertas. Originalmente llamado 'Olimpo' -así lo bautizó 'The New York Times', y no hace falta explicar por qué- tiene un jardín gigante, una piscina enorme, una supercocina y preciosos y alicatados baños, escenarios icónicos de la cosmogonía TikTok.

En enero D'Amelio firmó un contrato con UTA, la agencia de talentos de artistas y profesionales del entretenimiento con sede en Beverly Hills que la hizo despegar definitivamente. Así es que desde mayo, los vídeos los hace desde su propia mansión con piscina XL, pues su fortuna, al igual que sus seguidores, tiene muchos ceros.

Según la web CelebrityNetWorth cada contenido patrocinado que sube Charli cuesta un mínimo de 100.000 dólares. Unos 88.000 euros por, como mucho, un minuto de contoneo. El mismo portal calcula que en el último año sus ganancias han sido de 4 millones de dólares (3,5, en euros), en gran parte -1 millón- por su participación en un anuncio de hummus que se emitió en la final de la Super Bowl. Y de allí viene la popular coletilla adolescente "Ok, 'boomer'" [ver el siguiente vídeo].

Campañas y colaboraciones

D'Amelio es también imagen de la firma Hollister Jeans y Procter & Gamble, para la que, durante el confinamiento, ha creado la campaña #DistanceDance para promover la distancia social, y, junto a su hermana mayor acaba de sacar una línea de maquillaje para Morphe.  Además, tiene su tienda de merchandising, ha aparecido en el programa 'The Tonight Show' de Jimmy Fallon, ha cumplido su sueño de bailar con Jennifer Lopez, estuvo en la Semana de la Moda de Milán invitada por Prada, y le ha puesto voz al personaje de Tinker en la película animada 'StarDog y TurboCat'.

Ahora los D'Amelio están volcados en seguir ganando influencia, también en otras redes (por si a Trump decide cerrar TikTok). Sus padres, que suman tres millones de seguidores entre los dos, ayudan a promocionar la carrera pop de Dixie (13 millones en Instagram), que acaba de sacar el sencillo 'Be Happy, y andan en conversaciones con  Industrial Media, la productora de 'American Idol', para grabar un un 'reality' con todos los miembros del clan.

Noticias relacionadas