25 may 2020

Ir a contenido

En tu salón

El confinado que imita: Fona is in Da Hause

Jaume Fonalleras es corredor de seguros, pero durante el confinamientoha dado rienda suelta a su afición musical: imita a cantantes célebres

Josep Maria Fonalleras

En tu salón. Jaume Fonalleras interpreta canciones en su casa.

Hay un programa de éxito que se llama "Tu cara me suena". Se trata de reproducir al máximo la voz y las maneras de cantantes famosos, con todo un equipo de profesionales que maquillan a los participantes, los visten y les hacen aparecer casi como los originales. Algunos lo llaman imitar. Quizás es más que eso. Jaume Fonalleras, estos días, hace lo mismo en su casa, en Tossa de Mar. Pero el equipo de producción se reduce a él mismo, a su hija Anna, que graba y "es directora de acting", a su hijo Jordi, que le asiste, y a su mujer, Laura, que contempla atónita la transformación. En mi caso, confieso que su cara sí que me suena, y mucho. 

Es mi hermano.

"Todo empezó medio en broma", dice, "y no quería aprovechar personajes que ya he ido haciendo con los años, como Dalí o Groucho Marx. He tenido que aprovechar material que tenía por casa, como pelucas de carnaval o vestidos antiguos ".

Ante todo, hay que explicar la génesis del personaje. Mi hermano es un corredor de seguros (ahora afectado por un Erte) que hace tiempo que dedica su tiempo libre al mundo del espectáculo. No es un profesional, pero podría serlo. Se disfraza, asume la personalidad de quien imita con rigor y dignidad, y también canta, en jam sessions en el Sunset, una cueva de jazz de Girona, donde también actúa su hija, cantante del grupo Cotton Swing Trio. Los éxitos más destacables de su carrera se los debe a Dalí: actuó como tal en la reconstrucción de un famoso discurso hilarante que el pintor había dado en Peralada ante la nobleza española, y también hizo de "anfitrión" surrealista en el Palace, en las visitas guiadas que conmemoraban el centenario del hotel.

Ahora, en su piso, en una habitación que adecua al espíritu de cada artista, imita a Leonard Cohen (Dancing in the end of love), Bruce Springsteen (Fire), Elton John (Cocodrile Rock), Raphael (Yo soy aquel), Lluís Llach (Que tinguem sort), y, por ahora, John Lennon (Imagine) y Freddie Mercury. Pero está empeñado en ampliar este íntimo concierto solidario, un cóctel ciertamente complicado de ver en directo, con nuevas incorporaciones, como Ray Charles o Stevie Wonder.

"He colgado los vídeos en las redes", dice, "y también los pasan por TVTossa. Ayer recibí un correo de una persona que me decía que su padre, ya muy enfermo, no se va a dormir hasta que no ha visto mi imitación. Esto me emociona. Me siento como un Tarlà moderno o reinventado ".

El Tarlà es un símbolo de Girona. Un saltimbanqui que ahora es de madera y se coloca en un balcón y da tumbos y que evoca la figura de quien entretenía a los confinados con sus piruetas durante una de las pestes de la Edad Media. Pero este es un Tarlà contemporáneo. Ha cambiado el circo por la música y la calle por las redes sociales. Jaume Fonalleras, ahora, hace lo mismo que aquel mítico programa de TVE de los años sesenta, "Escala en hi-fi", la adaptación en play back, de una actuación estelar. Pero el mérito de verdad es hacerlo con recursos escasos y con voluntad de entretener a partir de algo que él califica como magia: "He tenido que trabajar la imaginación para ir modulando personajes que no había hecho nunca, pero es como si alguien me tocara con una varilla. A partir de un sombrero, de un bigote, de una mueca inesperada, un gesto, sale la magia ". Fona (que así le conocen los amigos), mi hermano, "is in da house". Aparece en su pequeño escenario hogareño, cada día distinto, siempre con el mismo entusiasmo para tiempos de coronavirus. Admite peticiones. Y siempre tendrá a mano, para terminar el espectáculo, cuando eso ocurra, a su preferido: Elvis Presley, en su etapa de Las Vegas, o mejor dicho, el fantasma de Elvis que revive, como los otros, en Tossa de Mar.