06 ago 2020

Ir a contenido

Visto en Twitter

Esto es lo que pasa en un grupo de whatsapp de madres y padres cuando se detectan piojos

La clase de sexto de primaria dio para una noche de sustos y dramas en conversaciones que comparte un usuario de Twitter

María Aragón

Esto es lo que pasa en un grupo de whatsapp de madres y padres cuando se detectan piojos

Los grupos de whatsapp del colegio ya son un género en sí mismo. No hay día que no tengamos contenido en nuestra vida diaria para narrar en estos chats que al principio parecen una gran idea y más tarde se convierten en una pesadilla para algunos.

Pero lo que para los que están dentro sufriendo las consecuencias de la inmersión en las nuevas tecnologías, puede ser un elemento de diversión para la gente ajena. Y así ha sido en esta ocasión.

En un hilo viral en Twitter, el usuario Pepiu mantenía la tensión y la risa de miles de personas al narrar los momentos posteriores a la detección de piojos en plena noche. "Sé que es muy tarde pero Bruno se ha despertado con picor y tiene piojos. Para que lo sepáis". El mensaje era contundente... y el drama ya estaba instalado

"No es grave", decía. ¿Cómo que no es grave? Podríamos estar ante un apocalipsis a tenor de las reacciones. "Podría estar todo el mundo infectado". En este punto no sabemos si a alguien se le pasó por la cabeza que en lugar de una clase del colegio estuviéramos ante el último capítulo de The Walking Dead, entre zombies. 

El debate subió de tono. "La falta de higiene trae estas cosas, estoy cansada de decirlo", apuntaba una. "Tampoco te vengas muy arriba", le respondían. Y añadían un mensaje de alerta máxima para difundir. En mayúsculas. La clase de sexto de primaria ya se había convertido en un show. "¿No os parece exagerada la performance?" 

En ese momento solo cabía la intervención, y eso pasaba por revisar una a una las cabezas. Algo que no todo el mundo quería por aquello de despertar a los pequeños.

Pero había que probar la efectividad de este grupo en whatsapp, así que acto seguido comenzaron la 'convocatoria' de comprobaciones.

¿Solución? Cuarentena.

El debate siguió durante horas... y días. Incluso se llevó al terreno de la igualdad. ¿Por qué no podemos raparle el pelo a las niñas pero sí a los niños? 

No quedaba otra que instalar el cordón sanitario.

Y debatir, debatir y debatir... Hasta el punto de quer abandonar el grupo.