Ir a contenido

Visto en Twitter

La emocionante carta de un niño con autismo por el despido de su profesora

Sami muestra su preocupación no solo por su aprendizaje, sino por el del resto de sus compañeros en el aula TEA de Guadalix de la Sierra (Madrid)

Los familiares han compartido su historia añadiendo una recogida de firmas para que Inma pueda seguir con ellos

María Aragón

Unos padres llevan a sus niños al colegio.

Unos padres llevan a sus niños al colegio. / RAMON GABRIEL

"Llevo ocho años en este cole y una de las profes que más me ha ayudado ha sido Inma", dice Sami, un niño del colegio Alejandro Rubio de Guadalix de la Sierra (Madrid). "Sin esto habría tenido muchos problemas para estudiar y relacionarme con los demás. ¿Por qué no quiero que se vaya del cole?", pregunta, y a continuación da una lista para justificar su tristeza:

  • Aprender muchas cosas.
  • Saber qué puedo hacer en una situación.
  • Respetar y relacionarme con los demás.
  • Qué se puede hacer y qué no.
  • Comprender los sentimientos de los demás.
  • Practicar y esforzarme en lo que no se me da bien.
  • Respetar a los mayores y atenderlos.
  • Y más cosas...

El otro gran motivo es su hermano Simón. "¡Apenas acaba de terminar infantil! ¡Necesita la ayuda de Inma para que le vaya bien en Primaria!"

Y lo más importante, dice, como tiene autismo tiene que cumplir con un deber. "Quiero demostrar que no importa como seas. Tener una discapacidad no tiene que impedirte lograr cosas, sino que lo importante es que todos podemos dar lo mejor de uno mismo. E Inma me ha ayudado a cumplir con esto". 

Con todo esto, muestra su preocupación. "Si viene otra profesora, ¿de qué nos va a conocer? Sobre todo a Simón y a Pedro que están empezando Primaria. ¿Cómo nos va a ayudar? ¡¡¡Piénsalo en los demás!!! Piénsalo bien, por favor, deja a Inma en el colegio". 

Lacarta fue compartida por las familias del aula TEA de Guadalix de la Sierra, en la zona norte de Madrid, que manifiestan la justificación de la dirección por "motivos de organización".

Una decisión que no ha gustado a los familiares, que incluso han recogido firmas para rechazarla.