Ir a contenido

Visto en Twitter

La historia de Rita y Moni que muestra que los animales tienen sentimientos

Maltratadas en su vida anterior, compartieron siete años de compañía con una nueva familia

Al fallecer Moni, Rita no se ha separado de su cuerpo durante dos días

María Aragón

La historia de Rita y Moni que muestra que los animales tienen sentimientos

Moni era una burra muy especial para Santuario Vegan, una ONG que se dedica a "salvar vidas de granjas y mataderos promoviendo un estilo de vida vegano". También era especial para Rita, su compañera de vida durante los últimos siete años. Ambas venían de ser maltratadas y encontraron aquí un refugio donde vivir en paz.

Se trataba de una burra muy mayor, rescatada en 2012 con 20 años y con tanto miedo que no se atrevía a acercarse a las personas. "Nos ha dejado el corazón roto, pero sabemos que estos años han merecido la pena y han sido los mejores de su vida", explican. 

Pero quien verdaderamente tiene el corazón roto es su compañera de batallas estos últimos siete años, Rita, incapaz de separarse de su cuerpo dos días después de fallecer. 

Unos días antes de su fallecimiento, grabaron este vídeo de ambas burras juntas, como hacían cada día, viviendo acoampañadas los últimos y mejores años de sus vidas.

Ante estas escenas, Laura Luengo explica que esto es a lo que se refieren cuando afirman que los animales tienen sentimientos. Y muchos.

Prueba de ello es cómo en sus últimos instantes intentó animar a que se levantara.

Ahora solo queda que las voluntarias le den a Rita ese amor que le falta con la ausencia de su amiga.