18 sep 2020

Ir a contenido

Visto en Facebook

El llanto desconsolado de un niño al conocer a su nuevo perro días después de fallecer el anterior

Leo, de solo seis años, había perdido a su mascota Mellow dos semanas atrás

El vídeo ha sido compartido y comentado por miles de personas en las redes sociales

María Aragón

El llanto desconsolado de un niño al conocer a su nuevo perro días después de fallecer el anterior

Despedirse de una mascota después de varios años es duro para cualquier persona, pero especialmente para los niños, que muchas veces no entienden el significado de este adiós a su perro o gato. Es el caso de Leo, el protagonista del último vídeo viral con un animal de por medio.

El pequeño, de tan solo seis años, perdió a su perro Mellow dos semanas antes de esta bonita escena. Sus padres, Chris y Katie Downs, le dieron la sorpresa de su vida. Aunque Mellow es insustituible, pensaron que había diferentes maneras de pasar el duelo y así lo llevaron a cabo.  

Una mañana acudieron con su hijo al Stray Rescue of St. Louis, un centro de acogida de animales en Misuri (Estados Unidos). Allí, le hicieron creer que llevarían cosas de su anterior mascota para que otras pudieran disfrutarla. 

En el vídeo, Leo espera a que le atiendan ante una puerta. Es entonces cuando aparece repentinamente un pequeño perro que sustituirá al anterior miembro de la familia Downs. Un gesto por el que no pudo reprimir las lágrimas, incrédulo ante lo que estaba viviendo y con visibles dificultades para tocar al pequeño y establecer una nueva relación con él. 

"Nos quería de verdad", explica Katie sobre Mellow. "Mi marido le llevaba a todas partes, era extraño verle sin él por la calle". Cuando Katie se quedó embarazada de Leo, el perro permaneció fiel a ambos hasta los 13 años. "Siempre se aseguraba de estar muy cerca para poder protegerle, ya desde la cuna". 

Al fallecer Mellow, la pareja se prometió no tener mascota durante un tiempo ante el dolor de la noticia. Pero después pensaron que la petición de su hijo tenía sentido. ¡Quería otro perro! Y no paraba de pedirlo. Al final, adoptaron a un pit bull llamado Nutty-Buddy de apenas nueve semanas. "Nos recuerda mucho a él", asegura el padre.