Ir a contenido

Publicado en Facebook

Multado con 1.500 euros por difundir el vídeo de una pareja de la Guardia Civil en un bar

Un vecino de Monforte de Lemos (Lugo) tendrá que pagar por publicar las imágenes sin consentimiento de los agentes

La Agencia de Protección de Datos lo considera una infracción grave

María Aragón

Una patrulla de la Guardia Civil, en Barcelona.

Una patrulla de la Guardia Civil, en Barcelona. / DANNY CAMINAL

"Así es como trabajan estos hijos de puta un sábado a la noche". La frase acompañaba un vídeo en las redes sociales, donde este vecino de Monforte de Lemos (Lugo) mostraba a una pareja de la Guardia Civil en un bar sobre la una de la madrugada. 

El vídeo en cuestión le ha costado una multa de 1.500 euros por parte de la Agencia de Protección de Datos al considerar que se trata de una infracción grave. La sanción se ha impuesto casi dos años después—esto sucedió en mayo de 2017—tras la denuncia de uno de los agentes al verse reflejado en esta publicación en Facebook. 

Los hechos ocurrieron la madrugada del 7 de mayo de ese año cuando la pareja estaba haciendo un servicio nocturno. Las imágenes fueron captadas en el momento del descanso de la pareja, que llevaba desde las 22.00 trabajando. 

El agente, según publica La Voz de Galicia, denunció que el vídeo mostraba cómo había entablado conversación con unos vecinos del pueblo y que se lo encontró posteriormente en redes sociales al ser avisado por su entorno. En la denuncia, manifestó que se había publicado sin su consentimiento, algo que ha sido clave para la sanción. 

En base al artículo 44.3.b, que considera grave "tratar los datos de carácter personal sin el consentimiento de las personas necesarias", la Agencia de Protección de Datos señala que el denunciado trató estos datos sin el consentimiento del agente de las fuerzas de seguridad, "materializado en la grabación y difusión a través de Internet de la imagen del mismo".

Aunque la multa puede llegar a cantidades de entre 40.001 y 300.000 euros, la agencia considera que hay una disminución de la culpabilidad del imputado y otros factores atenuantes como el volumen de negocio al tratarse de una persona física.