Ir a contenido

VÍNCULO SIMBÓLICO

Pacto de sangre, una alianza viejuna resucitada para el amor 'millennial'

Una 'start-up' española convierte en joya la fusión de hemoglobinas de dos, tres o cuatro amigos que quieren unirse para siempre

El Periódico

Certificado de un pacto de sangre de la firma Tot-em.

Certificado de un pacto de sangre de la firma Tot-em.

La historia de los pactos de sangre se pierde en la noche de los tiempos. Estos vínculos con los que se sellaban alianzas entre pueblos y hermandades salen ya referenciados en la Biblia con el rey David, y establecían relaciones aún más fuertes que las biológicas, y de igual a igual entre los individuos vinculados. Una empresa española de joyería ha desempolvado este concepto bárbaro de unión y lo ha modernizado para ofrecerlo como una alternativa más millennial al matrimonio clásico

La firma Tot-em ha creado un sistema que permite a dos o más personas hacer un pacto de sangre y unirse para siempre. Desde su lanzamiento, el pasado mes de enero, más de doscientas personas han recurrido a esta alianza vintage para casarse con su pareja o amigo. 

La edad de los clientes se sitúa entre los 25 y 30 años. 

Asepsia

A diferencia del pacto de sangre viejuno, en el que la hemoglobina se mezclaba por medio de heridas -un tajo en la palma de la mano o un pinchazo en un dedo-, o incluso el método etílico, en el que se incorporaban unas gotitas de sangre en una copa de vino, la start-up ha creado un sistema para que las partes se pinchen en el dedo con una aguja y después depositen la gota de sangre sobre los extremos de una superficie de algodón prensado. De esta forma la sangre se acaba uniendo en el centro. 

Queda así acreditado el vínculo. Además, un certificado único da fe de la unión.

Para que no haya riesgo de contagio de ninguna enfermedad a través de la sangre, el kit incluye varias lancetas esterilizadas y pipetas o cuentagotas, para dos, tres o incluso cuatro personas. Los precios varían entre 35 y 55 euros.

Además del documento, existe la posibilidad de llevar el pacto de sangre al cuello en forma de collar. 

Sigue a Extra en Facebook