Ir a contenido

Denuncia en Facebook

Pamela Palenciano denuncia amenazas por su trabajo contra la violencia machista

La activista feminista y autora de 'No solo duelen los golpes' dice que siente miedo: "Pero no me van a callar"

Una publicación anunció una denuncia por "incitación al odio contra los hombres" que no ha sido notificada

María Aragón

Pamela Palenciano denuncia amenazas por su trabajo contra la violencia machista

El pasado domingo 20 de enero Pamela Palenciano se sentía derrotada. A través de las redes sociales había recibido numerosos mensajes con amenazas e insultos, y reclamaba a sus seguidoras y seguidores que le hicieran ver qué habían aprendido de 'No solo duelen los golpes', el trabajo con el que lleva años visibilizando y denunciando la violencia machista a través de teatros, charlas en colegios e institutos y otro tipo de eventos y publicaciones.

En estos monólogos, Pamela hace un relato autobiográfico en el que expone su vida como maltratada tras sufrir diferentes tipos de violencia de su novio desde los 12 a los 18 años. 

En una publicación en Twitter, se mostraba triste por lo que estaba viviendo en las últimas horas. 

A la par de estas amenazas, una web a la que no quiere dar voz—porque no hay constancia de una denuncia oficial—anunciaba que una asociación que se define como "resistencia contra la ideología de género" le había denunciado por incitación al odio contra los hombres

Automáticamente sintió miedo, pero sus redes sociales se llenaron de comentarios de apoyo y ánimo por su trabajo contra la violencia machista. 

Tras consultar con especialistas, publicó un vídeo en Facebook en el que agradeció el apoyo. "Este apyo no es personal, no es por mí, sino por la lucha por los derechos humanos que es de lo que trata el feminismo", explicaba. "Me he levantado muy asustada pero se me está pasando. Es un artículo de un periódico, no me ha llegado ninguna notificación. Vengo de vivir mucho tiempo en un contexto en Centroamérica donde las cosas no se dicen, se hacen", mientras habla de la "Península Histérica". 

Por todo el miedo y las amenazas, pidió un pronunciamiento público ante lo que denomina caza de brujas. "No nos podemos comer esta mierda solas. Quien defiende hoy en día los derechos humanos se encuentra con esto. Tenemos que apoyarnos, acuerparnos y transitar del miedo a la fuerza", concluye. 

Automáticamente sus redes sociales se llenaron de mensajes en los que mostraban que para estas personas 'No solo duelen los golpes' era necesario, en sus vidas y en la Educación.