Ir a contenido

TRAGEDIA 'SHAKESPEARIANA'

La extraña muerte de los Romeo y Julieta del surf

Michelle Avila y Christian Kent, la pareja perfecta de Instagram, han aparecido muertos abrazados en la cama de su casa en California

El Periódico

Michelle Avila y Christian Kent, en una de sus últimas fotos.

Michelle Avila y Christian Kent, en una de sus últimas fotos. / INSTAGRAM / MICHELLE AVILA

Se les conocía como los Romeo y Julieta del surfMichelle Avila (23) y Christian Kent (20) eran jóvenes, hermosos y estaban enamoradísimos. Eran muy conocidos en Instagram, red social donde mostraban su amor, su afición por las playas, el deporte y los viajes. Sin embargo, los jóvenes amantes que "parecían haber salido de las páginas de una revista" [como los han descrito en varios medios] han aparecido muertos en extrañas circunstancias en su casa de Newport, en California [a 9.605 kilómetros de Verona]. Estaban en la cama, fundidos en un abrazo. 

La tragedia shakesperiana ocurrió a mediados de octubre. Y fue la hermana de Michelle quien compartió la triste noticia en su propia cuenta de Instagram. 

De acuerdo con los primeros elementos de la investigación, la pareja había participado en una fiesta la noche anterior, pero los testigos confirmaron que se habían ido temprano. Michelle regresó a casa con Christian "a cuestas" se despidió de sus padres y se fue a la cama. Al día siguiente, cuando su madre, Adriana Avila, se despertó y no escuchó a los novios entró en la habitación de su hija. Michelle y Christian estaban muertos y se abrazaban con fuerza. El motivo de la muerte, según la autopsia, "sobredosis".

Según el diario local The Orange County Registerlos padres de Michelle están devastados. Nunca hubieran pensado que su joven y aplicada hija se drograra. Su padre, Paulo, buscó en la habitación de su hija, pero no encontró nada.

Ninguna pista

"Hubiera preferido saber que era una adicta para tratar de arreglarlo", ha explicado el progenitor al diario. "Es por eso que estamos devastados. No había signos, cero signos".

Según el relato de los padres, Michelle creció hablando abiertamente con sus padres sobre los amigos que habían tomado el camino equivocado de las drogas. Algunos habían muerto por sobredosis. Por eso sus padres nunca pensaron que ella cayera en algo así.

Alto consumo en el sur de California

La muerte de estos dos jóvenes ha removido conciencias en el sur de California, donde el problema de la adicción a los opiáceos ha resurgido con fuerza en los últimos años.

Los amigos han creado una cuenta en GoFunMe a nombre de Michelle Avila. Su padre espera recaudar fondos para ayudar a que otros chicos no acaben igual. "Mi misión, al menos en mi costa, desde Seal Beach hasta San Clemente, es enviar un mensaje: 'Esta muerte es la prueba de que nadie es perfecto, incluso si lo parece'. Los padres necesitan saber que sus hijos no están seguros", añade.

"Una chica ejemplar"

Michelle Avila nació en Santa Mónica en 1994. Unos años después, sus padres y su hermana mayor, Nicole, se trasladaron a Newport Beach, "un lugar más seguro y con mejores olas que Los Ángeles", según ha relatado el padre de la joven.

Michelle era una estudiante excelente. Incluso una vez recibió una clase del presidente George W. Bush elogiando sus méritos académicos. Su padre la enseñó a ella y a su hermana a surfear y le inoculó su amor por los caballos, las motos y la fotografía (delante y detrás de la cámara).

Tras graduarse en el instituto, pasó los últimos años viajando por Indonesia, Bali, Brasil y Costa Rica. Estudiaba Comunicación en el Orange Coast College, y ganaba algo de dinero trabajando en uno café de la playa. 

Tenía el cabello rubio ondulado y varios tatuajes con mensajes tales como "Vacaciones para siempre" o "La vida es una apuesta".

= Scopin the goods =

Una publicación compartida de  Michelle △ Avila (@_michelleavila_) el 

Año y medio saliendo juntos

Desde hacía un año y medio salía con Christian. El pasado agosto, justo cuando a él le admitieron en la Universidad de San Diego, le dedicó una carta de amor en las redes sociales: "Es una locura que dos almas puedan conectarse tan profunda y rápidamente... No puedo esperar a que se creen más recuerdos sorprendentes", decía.

Without you, I can't feel.. I'm useless, but you're not real...

Una publicación compartida de  Michelle △ Avila (@_michelleavila_) el 

Él también tenía el pelo rubio, y ondulado, y lucía un perfecto bronceado de los días que pasaba al aire libre surfeando las olas. En los últimos tiempos, con Michelle, cuyo ojos eran de un color cristalino, como el mar de Hawai, su lugar favorito. Precisamente allí fueron esparcidas sus cenizas.

Epidemia en California

La sobredosis es la causa principal de muerte por lesiones no intencionadas en Estados Unidos. Las estadísticas en el Condado de Orange, donde han muerto los 'Romeo y Julieta del surf' afirman que hubo 7.457 casos de sosbredosis por opioides tratados por las emergencias médicas entre el 2011 y el 2015.

"Las drogas y el surf tienen una larga historia", recuerda 'The Orange County Register'.  "Hace décadas, el estigma de los surfistas como drogadictos se perpetuaba con películas como 'Fast Times at Ridgemont High'. Pero en los últimos años, las drogas más duras y mortíferas se han filtrado en la comunidad de surf al inundar las ciudades costeras del Condado de Orange".

Sigue a Extra en Facebook