Ir a contenido

INCIDENTE EN FIJI

¿Quién es la superguardaespaldas de Meghan Markle?

Vestida de calle y con tacones la nueva escolta de los duques de Sussex no ha pasado desapercibida para la prensa

El Periódico

La guardaespaldas de Meghan Markle abriendo paso a la duquesa de Sussex, en Suva, Fiji.

La guardaespaldas de Meghan Markle abriendo paso a la duquesa de Sussex, en Suva, Fiji. / FIJIAN GOVERNMENT/AFP

Este miércoles, la visita de Meghan Markle al mercado de Suva, durante su viaje oficial a Fiyi, se ha caracterizado por la brevedad inesperada. La mujer del príncipe Enrique tenía previsto conocer a varias vendedoras locales para tratar el papel de la mujer en la agricultura, pero de los 15 minutos previstos, tan solo ha estado 8.

La razón por la que la duquesa de Sussex ha abandonado el acto antes de tiempo ha sido por "motivos de seguridad". "Hacía calor, había mucha humedad y demasiada gente. Habló con todo aquel con el que quería hablar y se fue. Sabemos que más gente quería hablar con ella, pero nos dijeron que la sacáramos de allí ante la magnitud del aforo", ha señalado una fuente de seguridad al Daily Mail.

Eclipsada por su escolta

Pese a todo el debate generado por la retirada de Markle, la gran protagonista de la escena ha sido su escolta, que hasta ahora había pasado inadvertida. Sin embargo, en esta ocasión la duquesa ha sido eclipsada por su propia guardaespaldas, que ha recibido todas las miradas.

Tras jubilarse hace unos meses el sargento Bill Renshaw, el encargado de seguridad del príncipe Enrique durante más de 30 años, la oficial femenina ha ocupado su lugar.

Actualmente acompaña a los príncipes en su gira de 16 días por Australia y el Pacífico Sur, supervisando la operación policial que rodea a la pareja real.

La guardaespaldas ha trabajado en la policía y tiene el rango de inspectora.

Vestimenta diferente

Ya sea por el hecho de ser mujer o por la vestimenta fuera de lo común para una agente de seguridad, la oficial ha llamado la atención tras el incidente del mercado de Suva. Y es que la ropa similar al resto -con tacones incluidos-  le podía servir para pasar desapercibida entre los presentes en los últimos compromisos de la duquesa de Sussex.

A pesar de la expectación que está causando conocer su identidad, no es la primera vez que algún miembro de la familia real cuenta con una guardaespaldas.

La escolta de Catalina

Desde la boda de Catalina Middleton y el príncipe Guillermo, en el 2011, la duquesa de Cambridge tiene en su equipo de seguridad a la oficial Emma Probert. Acerca de la presencia femenina en los cuerpos de seguridad, la Metropolitan Police ha asegurado al Daily Mail que "hay un número de agentes femeninos trabajando con el Royalty and Specialist Protection Command, incluyendo una inspectora trabajando actualmente en Australia".

Temas: Familia real