Ir a contenido

SUSHI PARA INFLUENCERS

El restaurante en el que puedes pagar con 'followers'

Según el número de seguidores, la cena podrá salir gratis y la única condición será publicar una foto del establecimiento con el hashtag

Rossend Domènech / Roma

Bloggers se toman fotos en el This is not a sushi bar restaurant, en Milán.

Bloggers se toman fotos en el This is not a sushi bar restaurant, en Milán.

Abre hoy en Milán para la prensa y el lunes para el público en general el primer restaurante en el se podrá pagar no con dinero, tarjetas o aplicaciones, sino con el número de seguidores  en Instagram. Se llama, en inglés, This is not a sushi bar, y forma parte de una cadena, con cinco restaurantes, aunque la original idea se aplicará solo a uno.

Según el número de seguidores, la cena podrá salir gratis y la única condición para beneficiarse del privilegio será publicar una foto del establecimiento con el hashtag.

De acuerdo con la cantidad de seguidores, quien coma en el restaurante, más bien pequeño, recibirá uno o más platos gratuitamente. Con más de 100 mil seguidores el ágape saldrá gratis. Entre 50 mil y 100 mil, se obtendrán ocho platos de premio. Si los seguidores son entre 10 mil y 50 mil, los platos regalados serán cuatro; dos platos si uno cuenta entre cinco mil y 10 mil. Los de la cola, con entre mil y cinco mil, conseguirán un solo plato gratuito. Quedan excluidos de la fórmula, que la cadena aplica por primera vez, las bebidas y 10 platos especiales.

Una foto del local y un hashtag

Para comprobar que el sistema funciona, el cliente deberá presentar en la caja el post que haya colgado, con la foto del local, una etiqueta enviada a una determinada dirección y el hashtag #Thisisnotthesushibar. El cajero comprobará que todo esté correcto y restará de la cuenta los platos obtenidos gratuitamente. El mismo sistema funcionará  si los platos son servidos a domicilio.

“La idea ha surgido con dos objetivos; estimular la presencia en el local con una forma innovadora e inclusiva y la participación de los clientes”, ilustra Matteo Pittarello, presidente de la cadena. El 80% de los platos que sirven son a domicilios particulares, con un propio equipo de distribuidores.

Una fórmula parecida fue lanzada años atrás por un restaurante inglés, pero la oferta duró solo algunos días ya que tenía unicamente una finalidad publicitaria. Sin embargo, el local que está por abrir en Milán espera poder utilizar la fórmula de “una manera permanente”, lo que les convertiría en el primero del mundo en intercambiar platos japoneses con publicidad en las redes sociales.