Ir a contenido

concurso polémico

Cuétara y Cabronazi, la extraña pareja que revoluciona Twitter

Los internautas critican el mal gusto de un concurso de 'memes' para niños y jóvenes

Luis Benavides

Imagen de la última campaña de Cuétara

Imagen de la última campaña de Cuétara

La última ocurrencia de Cuétara, la compañía de las galletas y los cereales, ha sido fomentar la imaginación entre sus jóvenes consumidores a cambio de regalos. ¿Cómo?  Han puesto en marcha un concurso de ‘memes’. Gorras, auriculares, camisetas y monopatines son algunos de los regalos que se podrán llevar los más ingeniosos. Hasta aquí, todo (relativamente) normal.  Sin embargo, los internautas critican con grandes dosis de asombro -en un principio muchos pensaron que era una noticia 'fake'- la participación en esta nueva campaña de la página Cabronazi, conocida por haberse enriquecido durante años con la difusión de montajes humorísticos realizados por terceros.

Los ‘memes’ compartidos por Cabronazi, como bien sugiere su nombre, están enfocados al público adulto. “Humor cabrón”, dicen. Por este motivo resulta chocante a priori el tándem formado por esta página de Facebook  con más de 12 millones de seguidores y una marca dirigida a los más pequeños.

Los que quieran participar en la campaña ‘Memechampion’ solo deben crear un ‘meme’ con temática libre –la página creada especialmente para este concurso ofrece un generador de montajes- y subir esta creación a su cuenta de Instagram con un 'hashtag' y etiquetando a Cabronazi y Crazyflakers. Los “mejores” serán publicados mensualmente en las citadas cuentas, que mencionarán a los autores.

Reacciones en internet

La red está que arde con esta insólita alianza. Y es que la imagen de Cabronazi, más allá de su mala fama en internet,  es un Adolf Hitler con cuernos de cabrito. Y la mascota de estos cereales ahora lleva el mismo uniforme militar. "¿Qué es lo más penoso de esta campaña? Disfrazar un muñeco de cereales infantiles de Hitler rosa. 2. Promocionar en cereales infantiles una web Cabrototal. 3. Apoyarse en 'plagiadores' vividores como referentes de los memes. 4. El todo", enumera un usuario.  "Se han pasado Twitter pero mal", añade otro.