Ir a contenido

ANIVERSARIO GLOBAL

La historia detrás de la primera foto de Instagram

Un perro callejero junto a un pie con una chancla en un puesto de tacos en México: así empezó la revolución fotográfica del milenio

Laura Estirado

’Test’, la primera foto de Instagram, con un pie de la novia del cofundador de la red, Kevin Systrom, y un perro callejero, en un puesto de tacos en México, en el 2010.

’Test’, la primera foto de Instagram, con un pie de la novia del cofundador de la red, Kevin Systrom, y un perro callejero, en un puesto de tacos en México, en el 2010. / KEVIN SYSTROM / INSTAGRAM

Hace ocho años, cuando mil millones de personas aún no estaban enganchadas a Instagram y la red social de fotografías aún estaba en pañales, Kevin Systrom, CEO y cofundador de la empresa junto a Mike Krieger, subió su primera instantánea. No fue un selfi en el lavabo, ni una postal desde le Machu Picchu. La primera foto de la historia de Instagram fue casi un experimento minimalista y sin pretensiones.

Pocos días antes del 6 de octubre, en que se cumplirán ocho años de Instagram, medios como la BBC han recordado cómo empezó la revolución instagramerFue unos meses antes, en México, donde andaba Systrom. Puestos a probar la entonces star-up cogió su móvil y disparó a un pie, en chancletas, justo en el momento en que un perro callejero le observaba desde el suelo. 

Aquella foto titulada Test quedó para la posteridad, como la primera de Instagram, aunque quizá la mayoría de los usuarios desconocían su existencia.

¿Condename?

El famoso pie de la foto no es el de Kevin Systrom, sino el de su novia, tal como relata la revista Time, que también recuerda que entonces el nombre que se barajaba para Instagram era Codename.

Por supuesto aquella primera imagen se posteó con un filtro añadido: el X-PRO2. "Si hubiera sabido que aquella iba a a ser la primera foto de lo que hoy es Instagram me habría esforzado un poco más", ha explicado Systrom en una entrevista en The Daily Telegraph. A pesar de todo, la foto del perrillo acumula casi 100.000 me gustas.

Esa imagen fue la culminación de una idea, de un sueño, compartido con Mike Krieger, a quien conoció en la Universidad de Stanford. Los dos eran unos enamorados de la tecnología y de la fotografía y se volcaron en crear una red social para compartir fotos bonitamente editadas.

Mike Krieger y Kevin Systrom, los fundadores de Instagram. 

Llegó en el momento perfecto

Su idea fue un éxito inmediato, y en tan solo unos meses, sumaron su primer millón de usuarios. "Instagram llegó en el momento perfecto en que teníamos dos cosas que no estaban bien combinadas", defiende el doctor Bernie Hogan, experto en redes sociales. "En ese momento, la aplicación móvil de Facebook era rudimentaria y Twitter no tenía forma de compartir fotos", recuerda.

En aquella época mucha gente tenía ya teléfonos móviles, pero las cámaras de esos smartphones eran "basura", asegura Jemima Gibbons, consultora de redes sociales de Londres entrevistada por la BBC. "Instagram fue una gran manera de hacer que esas fotos malas se vieran bien y agragar tu propio toque personal", remarca.

Lo que sigue ya es historia. Una historia de triunfos colosales.

En solo dos años, más de 50 millones de usuarios se habían unido a la aplicación. Cuatro años después de despegar, Facebook la compró por mil millones de dólares. Y así ha ido creciendo exponencialmente año tras año, hasta llegar, el pasado mes de junio hasta los ¡mil millones de usuarios!, tal como pregonó el propio Systrom.

Entre sus últimas novedades, las Stories, que permite a los usuarios mirar y publicar vídeos temporales, y efectos de realidad aumentada. Ambas, con la intención de competir con su rival, Snapchat.

Furor entre las 'celebrities'

Gran parte del éxito de la plataforma se debe a su capacidad de atraer famosos y celebrities. En su top 5 se encuentran Selena Gomez (143 millones de seguidores); Cristiano Ronaldo (142 millones), Ariana Grande (129 millones), Beyoncé (118 millones) y Kim Kardashian (118 millones).

3 ways

Una publicación compartida de  Kim Kardashian West (@kimkardashian) el 

/p>

Los usuarios sentían que podían tener una visión diferente y más cercana de sus ídolos, de su día a día, su vida cotidiana. Las grandes compañías vieron un filón en esta audiencia, y pronto Instagram se convirtió en una plataforma impresionante para la publicidad. Y los famosos, en sus embajadores, si bien en una nueva y diferente forma de márketing.

Es por eso que todo el mundo ahora quiere ser influencer (influyente): es fácil comenzar una cuenta y poder ganar dinero con ella.

Sigue a Extra en Facebook