Ir a contenido

En Italia

Un equipo de fútbol sustituye a los niños recogepelotas por adolescentes en shorts

El Vicenza Virtus de Renzo Rosso, propietario de la marca de moda Diesel, sexualiza a las jugadoras de voleibol sub-16

Mamen Hidalgo

Un equipo de fútbol sustituye a los niños recogepelotas por adolescentes en shorts

El fútbol italiano vuelve a ser noticia y no precisamente por lo que pasa con el balón en juego, sino por decisiones sexistas ajenas al espíritu deportivo. El Calcio, una vez más, en el punto de la polémica por una medida machista. 

La noticia saltó en el primer partido del Vicenza Virtus en casa esta temporada ante el Giana Erminio de la Serie C—el equivalente a 2ªB en España—. El club de Renzo Rosso, famoso empresario de la moda y propietario de la marca Dieselcambiaba a los niños recogepelotas por adolescentes en shorts

Pese a puntuales comentarios en las redes sociales de socios que agradecían este cambio a su presidente, la imagen de estas jóvenes en la banda no tardó en dar la vuelta al mundo entre un aluvión de críticas por sexualizar a menores. "Es un espectáculo indigno", decía la Asociación Nacional de Atletas, una organización que busca la igualdad en el deporte.

"Exigimos al señor Rosso que retire inmediatamente la iniciativa" que busca "sexualizar" a las jugadoras del equipo de voleibol, niñas menores de los 16 años. 

No es la primera polémica sexista en el fútbol italiano, y en apenas unos meses se han vivido dos de gran magnitud. Recientemente, el jugador de la Juventus Emre Can trataba de justificar una acción de Cristiano Ronaldo en la que el portugués fue expulsado. Tras conocerse que había sido por un tirón de pelo, el centrocampista alemán aseguró que no eran mujeres. "¿Eso es roja? Acabo de enterarme del motivo. No somos mujeres, jugamos al fútbol". Tras la repercusión, el nuevo jugador del equipo 'bianconero' tuvo que pedir disculpas.

Estas dos situaciones de sexismo en el Calcio se producen apenas cuatro meses después del espectáculo machista que protagonizó de nuevo la Juventus durante la celebración de su título liguero. En mitad de la lluvia y con actitudes jocosas de los miembros del equipo, varias mujeres con muy poca ropa y claramente sexualizadas sujetaban paraguas y trofeos para los señores en traje que habían sido invitados para la ocasión.

Pero no solo del fútbol vive el machismo en el deporte italiano. También en la Fórmula 1 y el ciclismo se aprecia la utilización de las mujeres como objetos o mera 'decoración', un país donde todavía no se ha terminado con las azafatas que besan y condecoran a los deportistas tras finalizar cada etapa del Giro.