11 jul 2020

Ir a contenido

SENSIBILIZAR A LA CIUDADANÍA

Unas cuatrocientas personas se rapan la cabeza a la vez en solidaridad con el cáncer infantil

A la iniciativa de la Policía Municipal de Terrassa se unieron voluntarios de todas partes de Catalunya para batir Récord Guinness

Alexander García Galisteo

Dos peluqueras cortan el pelo a policías de Terrassa en una acción solidaria con el cáncer infantil.

Dos peluqueras cortan el pelo a policías de Terrassa en una acción solidaria con el cáncer infantil. / Alexander García Galisteo

“Es increíble poder colaborar desde nuestra profesión con una causa benéfica tan bonita y especial”, dice Aitor Robles, tijera en mano y visiblemente emocionado. “Hemos querido poner nuestro granito de arena, nuestras manos, y la experiencia ha valido la pena”, comenta Emi Rejas. “Rapar a un policía impresiona, pero cuando ves a esos chiquillos que te vienen a donar el pelo porque algún compañero de clase lo está pasando mal, entonces te pones a llorar”, explica Marta Parrado. Son algunos de los testimonios de los más de cuatrocientos peluqueros que el pasado lunes, 17 de septiembre, acudieron de distintas partes de Catalunya al Recinto Ferial de Terrassa, donde fueron partícipes de la mayor rapada de cabezas simultánea que se ha hecho nunca en la historia.

Tras el éxito que tuvo la primera edición del 2017, la Policía Municipal de Terrassa volvió a organizar el acto solidario que se enmarca dentro de la campaña #DaleCandela, y que lleva por título ‘Posa’t al seu cap’ (Ponte en su cabeza). El objetivo: sensibilizar a la ciudadanía a través del primer signo visible del cáncer infantil, que es la caída del pelo. “Esta fiesta la trasladamos el año pasado a la ciudad como una iniciativa que permite ponerse en la piel de los enfermos, hacerles sentir que estamos ahí con ellos, a su lado, y mostrarles todo nuestro apoyo e incluso rendirles homenaje, tanto a los que están como a los que por desgracia ya se han ido”, explica Susana Zaguirre, miembro de la policía y organizadora del evento.

Por otro lado, la finalidad de la fiesta solidaria radica también en recaudar fondos para destinarlos a la investigación que lleva a cabo el Hospital Sant Joan de Déu (Barcelona) sobre el cáncer infantil, una enfermedad minoritaria –afecta a un niño de cada doscientos– a la cual se destinan muy pocos recursos. Pero este año ahí no acababa la cosa. Querían liarla bien gorda. ¡Batir Récord Guinness! Y al rapar a 386 personas a la vez lo consiguieron, según explican varios de los organizadores. “Hemos superado la antigua marca (329, en Canadá) y, aunque no hemos podido costear la visita de un juez oficial, tenemos un reportaje gráfico y documentos con las firmas, DNI y demás datos de los participantes, que es otra forma viable de acreditar el récord”.

El empuje de las redes sociales

El hito solidario, que dejó imágenes impactantes en el momento en que las maquinillas empezaron a rasurar las cabezas de los allí presentes, no hubiera sido posible sin la gran campaña de comunicación impulsada por la Policía Municipal de Terrassa. El vídeo promocional de ‘Posa’t al seu cap’ ha conseguido en el último mes –fue lanzado a principios de agosto– más de cien mil reproducciones en Facebook, y su difusión en el resto de redes sociales, así como la creación de grupos de Whatsapp y el ímpetu del boca-oreja, fue decisivo a la hora de movilizar a miles de personas de toda Catalunya.

Aun así, hasta el último momento nadie se libró de la incertidumbre sobre si sería posible batir el récord. Una hora después de abrirse las puertas al público, todavía quedaban sillas vacías y estilistas preocupados. “¿Y si no lo conseguimos?”, se preguntaban angustiados mientras el tiempo pasaba. Pero la balanza terminó decantándose por las causas nobles. Fueron las arengas de los policías que cogían el micro para implorar a la gente que se uniera a la causa. También el paso al frente de representantes políticos como el alcalde de Terrassa, Alfredo Vega López, quien subió al estrado como uno más e infundió valor a todos los presentes (a pesar de solo cortarse un poco el pelo). Y el ejército de peluqueros, sin duda alguna, que no dudó en salir a la calle en busca de voluntarios que finalmente completaron la tan ansiada machada solidaria.

Una fiesta familiar

Después de que los pelos adornaran el suelo y las melenas empezaran a acumularse para que la organización Mechones Solidarios pudiese confeccionar pelucas, el acto se convirtió en una fiesta familiar apta para todo el mundo. Pero especialmente centrada en los más peques, que bailaron al son de la música, pudieron pintarse la cara al más puro estilo carnavalesco y, además, recibieron la visita de Los Vengadores. Hulk, Iron Man, Thor, Capitán América y Viuda Negra, entre otros, dejaron por un día sus quehaceres interplanetarios y pusieron la guinda al pastel llenando el Recinto Ferial de Terrassa de alegría, ilusión y esperanza.

Además del ‘photocall’ con los superhéroes de Marvel, varias paradas se distribuyeron a lo largo del emplazamiento. Allí los asistentes al acto pudieron comprar a precio de donativo camisetas, chapas, pulseras Candela y demás ‘merchandising’ relacionado con la iniciativa solidaria. En el 2017, la campaña en sí recaudó un total de 57.265 euros. Este año, los más optimistas esperan doblar la cifra. “Si hemos batido Récord Guinness, qué no seremos capaces de hacer”, sentencian.

Una campaña bien vertebrada

#DaleCandela se sostiene gracias a tres pilares fundamentales. Por un lado está, tal como se ha explicado, la fiesta que se organiza alrededor de la macro rapada bajo el lema ‘Posa’t al seu cap’. Por otro lado, entre sus iniciativas también cuentan con la venta de un calendario solidario, en el que los miembros de la Policía Municipal de Terrassa se fotografían junto a niños enfermos de cáncer para dar visibilidad y solidarizarse con su causa. Por último, la campaña también se sustenta gracias a la colaboración de la organización sin ánimo de lucro Pulseras Candela, que ofrece sus pulseritas a cambio de pequeñas donaciones que van destinadas íntegramente a la investigación de la enfermedad.