Ir a contenido

Mundial 2030

El hilo que expone los motivos por los que España no debería organizar un Mundial de fútbol

Un tuitero explica las exigencias de la FIFA y critica esta opción

María Aragón

Busquets, junto a Stones y Asensio, en una acción del partido que España jugó en Wembley el pasado sábado

Busquets, junto a Stones y Asensio, en una acción del partido que España jugó en Wembley el pasado sábado / JOHN SIBLEY (REUTERS)

Alemania, Brasil, Rusia, Catar... Los últimos organizadores del Mundial han disfrutado o disfrutarán del fútbol de élite de selecciones ante la atónita mirada del resto, deseosos de albergar en casa un evento de tal magnitud. 

A los ojos del espectador, el Mundial de fútbol es una joya de la que disfrutar cuanto más cerca mejor. Y quién no ha soñado alguna vez con vivir en su ciudad este tipo de partidos. 

Con la noticia de que España se ha postulado para su organización en 2030, la ilusión se ha disparado. Pero en Twitter, la explicación de Adri da otro tono al debate. 

Uno de los principales motivos por los que no lo ve una buena idea es el cumplimiento de la normativa FIFA de los estadios. El máximo organismo de este deporte exige una serie de circunstancias para albergar partidos, principalmente un aforo muy alto y unas condiciones óptimas de sus instalaciones.

En España cumplirían la normativa San Mamés, Camp Nou, Bernabéu, Metropolitano, Cornellá-El Prat, Mestalla, Villamarín, Condomina y Pizjuán. Nueve estadios que no serían suficientes. 

¿Cuál sería el problema? Habría que invertir mucho dinero en remodelar estadios que cumplan con la normativa.

En cuanto a infraestructuras, España cumpliría ampliamente con los requisitos. Un país acostumbrado al turismo tiene hoteles, carreteras o aeropuertos suficientes y de calidad como para facilitar el tránsito de aficionados de unas sedes a otras. Pero hay un ligero problema:

Una vez situadas las sedes y todos los elementos, hay que pensar en el dinero. Y entonces vienen los debates. ¿Gastar dinero público en la organización de un evento deportivo? Pero, ¿qué pasa luego con el dinero que se ingresa?

A esto habría que añadirle que las empresas implicadas en la organización estarían exentas de impuestos en los meses colindantes con el evento. 

Y que el gasto de seguridad, que corre a cuenta del Estado, sería muy alto. ¿Conclusión para este tuitero?