Ir a contenido

FINANZAS ALTERNATIVAS

Credito Emiliano y parmesano: la curiosa historia del banco que acepta queso como garantía de préstamo

En sus depósitos no guarda lingotes, sino 300.000 ruedas de quesos por valor de más de 160 millones de euros

El Periódico

Depósito donde maduran centenares de ruedas de Parmigiano Reggiano.

Depósito donde maduran centenares de ruedas de Parmigiano Reggiano.

Puede que no sea exactamente oro, pero el Parmigiano Reggiano está muy cerca de serlo. Sobre todo en un banco italiano, que acepta el famoso queso de Parma como garantía de préstamo. En sus depósitos no hay lingontes, sino 300.000 magníficas ruedas de leche de vaca curada por valor de más de 160.000 millones de euros. 

Es todo un símbolo nacional, y como tal tesoro se merece estar en cámaras con puertas blindadas y custodiadas por vídeovigilancia, para envejecer como se merece el Rey de los quesos italianos. El banco Credito Emiliano, uno de los principales grupos de la banca italiana dedicada a productores ganaderos y agricultores ofrece refugio a ester manjar en dos almacenes en Módena y Reggio Emilia, al norte de Italia, junto a Parma, Bolonia y Mántova, las áreas donde se producen estas llantas de queso, que suelen pesar alrededor de los 40 kilos, y cuyo precio -según maduración- oscila entre los 800 y los 2.100 euros.

Trueque tras la segunda guerra mundial

Credito Emiliano empezó a tomar ruedas de parmesano como garantía de préstamos a pequeñas empresas de la zona en 1953. Italia había salido de la guerra y el país estaba en la ruina, pero confiaba en crecer gracias al valor de las piccole imprese familiares, la tradición y de la marca made in Italy. 

El parmigiano es más valioso cuanto más envejece, sin embargo, a veces los productores deben vender ruedas poco maduras para tener un acceso rápido al efectivo (lo cual significa perder ingresos a la largo plazo). Sobre este dilema, pues, se asienta el funcionamiento del Credito Emiliano: adelantar dinero a cambio de una determinada cantidad de ruedas de queso como garantía para el reembolso. 

El banco se ocupa, pues, de cuidar las ruedas mientras maduran, un proceso que por lo general oscila entre los 24 y los 30 meses, pero que puede alcanzar hasta los 10 años. 

Sigue a Extra en Facebook

Temas: Bancos Italia

0 Comentarios
cargando