Ir a contenido

CRIATURAS CONTROVERTIDAS

¿Cuál es la historia de los gnomos de jardín?

Google decida su 'doodle' a los reyes del 'kitsch'

El Periódico

David el Gnomo, en una imagen de la serie de dibujos animados.

David el Gnomo, en una imagen de la serie de dibujos animados.

La historia de los gnomos de jardín ha inspirado a Google un nuevo 'doodle'. Son los reyes del 'kitsch', a los que mayoritariamente se odia, aunque también hay quien los protege y existen incluso asociaciones en su defensa.

'Doodle' de Google dedicado a los gnomos de jardín.

Hay muchos tipos de enanitos, figuras de barro, de resina, de fibra y de cemento. Los hay de todo tipo y de todos los colores, divertidos, escatológicos, siniestros y bromistas. El enanito más frecuente es el gnomo con barba blanca y un sombrero de en forma cónica.

La patria de los gnomos de jardín es Alemania. Se estima que en este país hay aproximadamente 30 millones de enanos, uno por cada seis jardines. Sobre cuál puede ser el origen de de estas figuras y su presencia en numerosos jardines hay todo tipo de teorías, algunas de lo más rocambolescas, aunque la más aceptada es la que desarrolló hace años un sociólogo alemán, Hans Prahl, responsable máximo de una nueva rama de la etnología, la enanología.

Cuenta el sociólogo alemán que la historia de los enanitos kitsch se remonta a la Edad Media, y sitúa su origen nada menos que en Turquía. Según estas especulaciones, los gnomos de jardín podrían haber sido en un principio réplicas de los pigmeos que se reclutaban para llevar a cabo trabajos duros en las minas.

Cuentan que los pequeños mineros pigmeos utilizaban sombreros rojos rellenos con paja para protegerse de posibles derrumbes y llevaban prendas de colores para poder ser vistos en la oscuridad de las minas.

Símbolos de ingenio

Estos personajes fueron considerados con los años símbolos de ingenio, sabiduría,fuerzas mágicas y fueron considerados como conocedores y protectores de tesoros ocultos. Los antiguos construyeron figuras que representaban a estos personajes para proteger sus hogares y traer suerte a los miembros de la familia y rápidamente se pusieron de moda como figuras decorativas. 

Según algunos documentos hallados en la región del Bajo Rhin, encontramos huellas de estas figuras en Alemania desde 1460.  También se han encontrado rastros de enanos de jardín en Italia, donde algunos príncipes usaban estas originales figuras como esculturas singulares en algunos de sus parques.