Ir a contenido

MODA ECOLÓGICA

Zapatos hechos con piñas, el modelo sostenible que prescinde del cuero

La asturiana Carmen Hijosa desechó hace 15 años las condiciones de las curtidoras y la consiguiente contaminación del agua por las fibras de las hojas de este fruto tropical

Mar Vila Pruneda (Efe)

La asturian Carmen Hijosa lleva 15 años utilizando las fibras que se obtienen de los residuos de las piñas tras la cosecha.

La asturian Carmen Hijosa lleva 15 años utilizando las fibras que se obtienen de los residuos de las piñas tras la cosecha. / EFE / DAVID STEWART / PIÑATEX

Zapatos, bolsos, accesorios, artículos para el hogar o el coche son algunos de los objetos que ya se fabrican con una piel vegetal hecha a base de hojas de la piña, como las que produce la española Carmen Hijosa que años atrás apostó por la moda sostenible.

Las posibilidades de estas fibras, una alternativa innovadora y sostenible ante la tradicional elaboración del cuero, fueron tema de debate en la Miami Fashion Summit, la serie de conferencias en torno a moda ética y sostenible que se desarrolla estos días en el marco de la Semana de la Moda de Miami.

Fue parte de ello la asturiana Hijosa, quien desde los 19 años se dedicaba a la importación de las mejores pieles del mundo, hasta que un día se dio cuenta "de lo que había detrás de ese cuero", según ha explicado.

Adiós a la contaminación de las curtidoras

Las condiciones de las curtidoras o la contaminación del agua fueron algunas de las razones por las que decidió hacer un cambio radical y empezar a buscar "qué materiales podía darle la tierra" que le permitiesen crear tejidos similares a las pieles.

Según relató, fue hace 15 años en Filipinas cuando dio con la idea de utilizar las fibras que se obtienen de los residuos de las piñas tras la cosecha.

Hinojosa durante la inspección de fibras de piña junto a un empleado de un campo de cultivo de su empresa, Pinatex, en Filipinas. / B. BLANCO / piñatex 

Textura similar a la piel

Al cabo de años de investigación y pruebas descubrió que al cortarse las fibras en capas y ser procesadas como un textil adquieren texturas similares al cuero, y encima por medio de un proceso más sostenible y económico, hallazgo que dio paso a la gestación de Piñatex, su alternativa ecológica a las pieles.

"Este material tiene las mismas características que la fibra. Es muy ligero, pero fuerte y flexible", explica Hijosa con un reloj en la muñeca cuya correa está hecha de fibra de piña.

Entre sus próximos objetivos figura Costa Rica, uno de los principales productores de piñas del mundo y adonde también quiere "llevar empleo" y trabajar con las comunidades locales.

"El diseño es una herramienta de conexión entre las personas, la economía y el medio ambiente"

Carmen Hijosa

Piñatex, con sede en Londres

Y es que aunque la sede de su empresa está en Londres, donde hizo un doctorado tras especializarse en fibras naturales, la elaboración de esta malla densa se realiza en las comunidades agrícolas donde extrae las hojas que rodean las piñas, la segunda fruta más popular del planeta.

"No las plantamos. Es con lo que se desecha de las piñas", explica Hijosa sobre el proceso de elaboración, que se nutre de la tradición local en Filipinas, donde se usa desde hace 400 años para confeccionar artesanía.

"Ha hecho que la piña deje de ser solo un estampado hipster en la industria de la moda"

Carmen Hijosa

Fundadora de Piñatex

La diseñadora española comercializa sus tejidos a más de 400 marcas en todo el mundo, y ha hecho que la piña deje de ser solo un estampado hipster en la industria de la moda para pasar a ser la base de muchas prendas o accesorios.

Sirve a 400 marcas

"Tengo mucha más demanda que oferta", asegura la diseñadora, que considera que el recorrido de estos nuevos materiales ya no tiene marcha atrás.

Y es que insiste en que la industria actual de las pieles, sean procedentes de un animal o del petróleo, es "totalmente insostenible", tanto por los tóxicos o la calidad del agua, como por la cantidad de alimento para sostener al ganado.

La diseñadora asturiana Carmen Hinojosa comprobando unas fibras de piña procesadas como un textil en el campo de cultivo. / EFE

"Tenemos que pensar diferente. Tiene que haber un cambio", dice Hijosa, cuyo producto está empezando a introducirse en la industria del automóvil.

16 piñas para un metro cuadrado

Cuenta que para producir un metro cuadrado de tapicería hecha de Piñatexse necesitarían 480 hojas de fibra de piñalo que son 16 piñas. El proceso para extraerlas no requiere agua, y la biomasa restante se puede utilizar como fertilizante.

El producto "tiene en cuenta toda la cadena de suministro", algo que la diseñadora española considera una "obligación".

Proceso de transformación de la hoja de piña al tejido que imita el cuero. / PIÑATEX

"Lo importante de un producto es la gente", dice casi como un mantra, el mismo que le empujó hace 15 años a la reinvención y a crear su propia marca.

Un modelo que afianza las virtudes y la ética de la moda sostenible, a la que la Semana de la Moda de Miami, que concluyó el pasado domingo, aspira a amplificar de la mano de su presidente honorífico, el actor y director Antonio Banderas

Sigue a Extra en Facebook

Temas: Moda Ecología

0 Comentarios
cargando