Ir a contenido

GRABACIÓN TENSA

Las patadas de un cuidador a un perro: ¿maltrato animal o defensa propia?

El hombre juguetea en el suelo con cuatro canes durante un directo de la tele gallega hasta que empieza a golpear violentamente a un pastor alemán

El Periódico

Momento en el que el cuidador patea al pastor alemán (a la izquierda) para zafarse de él.

Momento en el que el cuidador patea al pastor alemán (a la izquierda) para zafarse de él.

Octavio Villazala Roca no solo es el director y propietario del Centro Canino DeMontegatto, en Oza-Cesuras (A Coruña), sino que también es uno de los invitados habituales de la Corporación radio e televisión de Galicia (CRTVG). Villazala acude al ente público gallego como eminencia animalista desde que en 1983 creara el centro.

Durante una de sus múltiples intervenciones, el cámara de la corporación gallega está haciendo un barrido -término con el que se designa el movimiento de la cámara- con planos generales del centro animalista mientras desde plató se hace la presentación en gallego de Villazala.

La persona que está registrando las imágenes en directo empieza su grabación con la imagen de un cuidador jugueteando con unos perros. Pero, en un momento determinado, lo que ha empezado como un juego inocente se convierte en un intento desesperado del cuidador de librarse de uno de los perros. Y, para conseguirlo, no duda en patear al pastor alemán en cuestión.

Un usuario ha colgado en Twitter las imágenes y, en menos de 24 horas, han sido vistas más de 240.000 veces, y comentadas más de 210.

La mayoría de los comentarios destacan la virulencia de la respuesta del cuidador, al que acaban mordiendo toda la jauría: "Con un pequeño golpe te suelta... No hace falta el patadón que se lleva", asegura uno de los críticos.

Pero también hay quien le defiende, asegurando que "un perro de esas características puede dejarte el pie hecho trizas".

En declaraciones a Cadena SER, Villazala explica que no sabía lo que estaba ocurriendo tras él. Sin embargo, cuando escuchó al perro mordiendo al cuidador, el director del centro salió a defender al empleado. Villazala ha reconocido a la radio que el cuidador ha reconocido que no obró bien,  pero que lo hizo de forma inconsciente par eludir el ataque. Y añadió que la bota del joven acabó agujereada, mientras que el perro no sufrió ninguna lesión.

   
   
      

Sigue a Extra en Facebook

     
       
       
              
               
   
0 Comentarios
cargando