Ir a contenido

POLÉMICA EUROVISIVA

Piden cambiar el horario de Eurovisión para respetar la ley judía

Yaakov Litzman, miembro ultraortodoxo del Gobierno israelí, ha reclamado que la celebración del festival no viole el 'shabat', tradición que no permite realizar ningún tipo de trabajo desde la noche del viernes hasta la del sábado

Álex Sotillos

Netta Barzilai, representante de Israel y ganadora del Festival de Eurovisión 2018.

Netta Barzilai, representante de Israel y ganadora del Festival de Eurovisión 2018. / AP

Israel vuelve a ser el foco de atención, tras el triunfo de su representante Netta Barzilai en Eurovisión 2018 y la polémica elección de Jerusalén como sede de la edición del 2019. Yaakov Litzman, líder del partido ultraortodoxo Agudat Israel (Unión de Israel) y actual miembro del Gobierno de Benjamin Netenyahu, ha pedido al ministro de Cultura y Deportes, Miri Regev, que la celebración del festival no viole sus leyes religiosas, "en el nombre de cientos de miles de ciudadanos judíos de todas las poblaciones y sectores para quienes cumplir el 'shabat' es importante". Litzman reclama que no se interrumpa "la santidad del 'shabat'", tradición judía que no permite realizar ningún tipo de trabajo desde la noche del viernes hasta la del sábado.

Un portavoz del ministro Regev ha tranquilizado al líder ultraortodoxo y le ha asegurado que no se desacatará el 'shabat'. Aun así, la televisión pública Kan y la Unión Europea de Radiodifusión (UER) son las que tomarán la decisión definitiva. Este jueves 17 de mayo negocian el horario de Eurovisión 2019.

El festival eurovisivo ya se ha celebrado en dos ocasiones en Jerusalén, en el 1979 y el 1999. Entonces, se anularon los ensayos y las grabaciones del viernes por la noche y el sábado por la mañana. Sin embargo, la agenda actual de Eurovisión es más compleja, ya que, desde entonces, se han incluido dos semifinales.

La polémica petición de Yaakov Litzman llega después de que EEUU inaugurara su embajada en Jerusalén y el Ejército israelí matara a 55 palestinos e hiriera a más de 2.700 en las protestas contra el traslado de la embajada estadounidense y por el derecho al retorno de los refugiados palestinos. Por ello, 16.000 islandeses han firmado una petición para que Islandia no participe en Eurovisión 2019 y el alcalde de Dublín, Micheal Mac Donncha, ha reclamado que Irlanda haga lo propio.

0 Comentarios
cargando