Ir a contenido

Para personas en estado terminal

Una 'startup' se ofrece a conservar el cerebro para siempre

Una empresa estadounidense afirma que ha desarrollado una tecnología de embalsamamiento que mantiene intacta la mente humana para en un futuro poder crear una copia digital de ella y recrear una conciencia

El Periódico

Una 'startup' se ofrece a conservar el cerebro para siempre

La startup estadounidense Nectome asegura que ha desarrollado una tecnología de embalsamamiento a través de la que es capaz de preservar un cerebro humano durante un largo periodo de tiempo. Para ello, el órgano tiene que "estar fresco", por lo que está pensado para personas en estado terminal, que tendrán que someterse a eutanasia

Según ha explicado el portal MIT Technology Review, el objetivo de la compañía es utilizar una solución química para conservar el cuerpo humano, durante cientos o miles de años, en un estado similar al cristal. El proceso de criopreservación estabilizada con aldehído, o vitrificación, es un embalsamiento que permitiría a los científicos mapear, cuando la tecnología lo permita, las sinapsis, o conexiones entre las neuronas del cerebro. Algo que Nectome asegura en su página web que ocurrirá este siglo: "Creemos que dentro del siglo actual será posible digitalizar esta información y utilizarla para recrear tu conciencia".

La idea es que, algún día, los científicos podrán escanear un cerebro encapsulado para convertirlo en una simulación de ordenador. De esa forma, una versión de un ser humano (aunque no exactamente ese ser humano en concreto) podrá vivir en un servidor de datos hasta que se halle el contenedor adecuado en el que revivirlo.

Una novela del 2002 contempla la copia digital de memoria e identidad 

La idea de que la identidad humana puede almacenarse en un medio digital y descargarse posteriormente en otro cuerpo, ya sea sintético o natural, es la trama central de la novela Carbono alterado, de Richard K. Morgan.

Escrita en el 2002, la novela negra de ciencia ficción profetiza que dentro de tres siglos será posible digitalizar la mente y la conciencia, y trasferirlas de un cuerpo a otro. Este almacenaje eterno se guarda en una especie de pilas que contienen la memoria y la identidad, y que se colocan en el cuerpo cuando este muere, según contempla la novela ciberpunk de Morgan. Netflix ha serializado el libro de Morgan, dejando el título original de la obra -Altered Carbon- y ha emitido en España el primer capítulo, de un total de diez, el pasado 2 de febrero. 

El principal requisito para iniciar el proceso, según la empresa tecnológica, es que el cerebro tiene que "estar fresco". Nectome ha considerado que el mejor método para conservar el órgano consiste en conectar a personas con enfermedades terminales a una máquina de corazón y pulmón, mientras están todavía vivas, y bajo anestesia general. De esta forma, conseguirían bombear sus productos de embalsamamiento a las arterias carótidas de sus cuellos. Sin embargo, al aplicar los líquidos embalsamadores, con los que los científicos son capaces de conservar el cerebro, el paciente morirá.

Dado que este proceso requiere que el usuario se someta al proceso de eutanasia, la compañía ha consultado con abogados especializados en la ley específica vigente en California (Estados Unidos), y entiende que su servicio es legala, al menos allí. El cofundador de Nectome, Robert McIntyre, ha asegurado al citado medio que su producto es "cien por cien fatal" y ofrecerá una experiencia de usuario "idéntica" al suicidio asistido.

Según ha recordado MIT Technology Review, Nectome ha ganado el Premio de Preservación Cerebral por conservar el conectoma de un conejo completo y ha sido reconocida por la Brain Preservation Foundation tras preservar el cerebro de un cerdo, consiguiendo que cada una de sus sinapsis -o conexiones neuronales- pudiese ser vista empleando un microscopio de electrones. 

Lista de espera

Por el momento, la startup no es capaz de demostrar que los recuerdos persisten en el tejido muerto. Para salir de dudas, Nectome ha invitado a aquellos interesados en convertirse en futuros usuarios a unirse a una lista de espera a cambio de un depósito de 10.000 dólares (unos 8.000 euros), reembolsable en caso de cambio de idea. Por el momento, 25 personas han realizado esta aportación económica, según ha compartido la compañía.

Frente a la imposibilidad de devolver a la vida el tejido muerto, la idea de Nectome consiste en recuperar, en su lugar, la información presente en la anatomía del cerebro y en sus detalles moleculares.

Sigue a Extra en Facebook

0 Comentarios
cargando