Ir a contenido

Descubierto el misterio de la alineación perfecta de las pirámides de Guiza

Un estudio publicado en 'The Journal of Ancient Egyptian Architecture' revela cómo los antiguos egipcios aprovechan los movimientos del sol en sus construcciones

El Periódico

Las pirámides de Guiza, en Egipto.

Las pirámides de Guiza, en Egipto. / Ricardo Liberato

Los antiguos egipcios aprovecharon el equinoccio de otoño para conseguir que las pirámides de Guiza, un monumento funerario construido en la memoria del faraón Keops (o Khufu), fueran construidas con una alineación casi perfecta y sus caras mirando a los puntos cardinales.

En astronomía, los días en los que hay equinoccios -dos veces al año-, el Sol se sitúa en el plano del ecuador celeste. Alcanza el punto más alto en el cielo y su intersección con el plano del ecuador es prácticamente perfecta. Los egipcios pudieron determinar con precisión esa posición solar con un instrumento de la época, el gnomon, una vara que mide el recorrido de su sombra tras clavarla en el suelo, semejante a un reloj solar.

Un arco perfecto de puntos

Según una investigación del arqueólogo Glen Dash publicada en The Journal of Ancient Egyptian Architecture, los egipcios solo tuvieron que ir marcando los diferentes puntos que iba recorriendo la sombra del gnomon a medida que transcurría el equinoccio de otoño para acabar trazando un arco perfecto. Después, unieron dos de esos puntos y trazaron una línea recta. Sobre ella, construyeron las pirámides.

"Quienes construyeron la Gran Pirámide de Guiza -la más grande de la tres y conocida también como Pirámide de Keops- la alinearon con los puntos cardinales con una exactitud de no más de cuatro minutos [de sombra] del arco", explica Dash en su estudio, que puso a prueba su método personalmente durante el equinoccio de otoño del 22 de septiembre del 2016.

Resulta que las cuatro caras de las cinco pirámides dan al norte, al sur, al este y al oeste con una desviación 0,66 grados en contra de las agujas del reloj. Es la misma desviación que se consigue si se aprovecha el equinoccio de otoño. Dash puso a prueba el método en Connecticut (Estados Unidos): clavó una estaca en el suelo sobre una plataforma de madera, y marcó las posiciones de la sombra de la madera a lo largo del día.

Pero la pirámide de Keops no es la única alineada con los puntos cardinales. Tal como ha explicado Dash, y recoge la publicación científica Live Science, tanto la pirámide de Kefrén como la pirámide roja también están alineadas con gran precisión. "Las tres exhiben el mismo grado de error; están rotadadas ligeramente en contra de las agujas de reloj en relación con los puntos cardinales".

¿Esconde la pirámide de Keops un trono de hierro extraterrestre?

La existencia de un trono de hierro hecho con mineral meteorítico de origen extraterrestre en la Gran Pirámide de Keops ha sido planteada para explicar el enorme vacío detectado con tecnología punta en su interior, de al menos 30 metros de largo. Giulio Magli, director del Departamento de Matemáticas y Profesor de Arqueoastronomía del Politécnico de Milán explica que "hay una posible interpretación [de este vacío], que está en buen acuerdo con lo que sabemos sobre la religión funeraria egipcia, como se ve en los Textos de las Pirámides. En estos textos se dice que el faraón, antes de llegar a las estrellas del norte, tendrá que pasar las puertas del cielo y sentarse en su trono de hierro".  Pero ese hierro no es hierro derretido, sino hierro meteorítico, es decir, caído del cielo en forma de meteoritos de hierro (distinguible debido al alto porcentaje de níquel) y nuevamente citado en los Textos de las Pirámides. Es cierto que los egipcios conocían este material desde muchos siglos antes de Keops, y continuaron usándolo para objetos especiales diseñados para los faraones durante milenios, como la famosa daga extraterrestre de Tutankamon.

El investigador ha reconocido que es imposible saber si los egipcios llegaron a usar este método o no, porque sus diseños y planos no han llegado hasta nuestros días. "Los egipcios, por desgracia, nos dejaron pocas pistas. No se han encontrado ni documentos ni planos sobre cómo alinearon los templos o las pirámides", escribió Dash en el artículo.

   
   
      

Sigue a Extra en Facebook