Ir a contenido

¿Evolución o supresión?

El 2018: año clave para cinco especies en (alto) riesgo de extinción

La destrucción de su hábitat natural, la caza humana o el cambio climático son algunas de las causas que amenazan a fauna y flora de todo el mundo

Gabriel Ubieto / Barcelona

La jirafa, un animal en peligro de extinción.

La jirafa, un animal en peligro de extinción. / Stock Snap (pixabay.com)

Los ecosistemas cambian a lo largo del tiempo y las especies evolucionan o no sobreviven, aunque la mano del hombre parece acelerar algunos procesos. La expansión de algunas poblaciones hacia territorios antes solo poblados por animales sin habla, la explotación de recursos naturales en detrimento de las faunas autóctonas o los efectos del cambio climático acelerado y agravado por el hombre son algunas de las causas que provocan, a mayor o menor velocidad, la desaparición de más de una especie.

Esta es una lista de cinco especies animales, de menor a mayor riesgo de extinción, incluidas en la lista roja de la International Union for Conservation of Nature (IUCN), organización formada por instituciones públicas internacionales y de la sociedad civil que cuantifica y alerta sobre la demografia animal y su evolución.

1. Jirafas

Las jirafas o Giraffa camelopardalis es el animal más alto del mundo, pero su capacidad para ver los peligros desde alturas privilegiadas parece no ser suficiente para frenar la disminución demográfica que vive su especie. Según datos del 2015 -los últimos disponibles- en todo el planeta hay 97.562 especímenes cuantificados. En 1985 había constancia de cerca de 160.000 ejemplares. En solo tres generaciones, su población se ha reducido casi un 40% y ha subido de la categoría de "baja preocupación" a "vulnerable" en la lista roja de las especies. 

Los factores responsables de esta caída de ejemplares son el descenso de la calidad de su hábitat natural -sobre todo por la acción del hombre- o directamente su expulsión por la explotación del terreno. No obstante, gracias a la cooperación de diferentes gobiernos africanos, algunos  grupos de población de jirafas han detenido su recesión demográfica y otros, incluso, han aumentado su número de ejemplares.

2. Chitas

Las chitas o Acinonyx jubatus son unos animales parecidos a los leopardos o pumas, que habitan principalmente en el sur de África, aunque también en zonas del este y el noroeste. Su población en el año 2015 era de 6.700 miembros, aunque debido a las dificultades para localizarlos en determinadas zonas, esta cifra podría llegar a los 10.000. Desde 1986 está catalogada como una especie 'vulnerable', y su población está en constante declive. En el norte de la India, Pakistán, Afganistán, las repúblicas caucásicas y varios países de África se considera una especie extinguida. 

3. Loro gris africano

El loro gris africano o Psittacus erithacus es una ave de pelaje gris, pico negro y cola roja que se caracteriza por su habilidad a la hora de imitar el sonido de las palabras. Por ello es muy preciado como máscota y los números de ejemplares con los que se comercia internacionalmente no dejan de aumentar. Se calcula que solo entre 1982 y el 2014 se comerció con unos 1,3 millones de ejemplares salvajes. Paralelamente, las extensiones históricas de su hábitat natural han ido disminuyendo con los años, lo que ha provocado que en tres generaciones su población haya disminuido entre un 50 y un 79%. En el 2014, pasó en la lista roja de "vulnerable" a "en peligro de extinción".  

4. Vaquita marina

La vaquita marina o Phocoena sinus es un mamífero que habita casi exclusivamente en las costas de México y está catalogado como en "riesgo crítico de extinción" por el IUCN. No se descubrió hasta 1958, pero, según la WWF (World Wildlife Fund), la vaquita es a día de hoy el mamífero más amenazado del mundo y solo quedan 30 ejemplares de su especie en todo el mundo. Su población ha disminuido drásticamente en los últimos años y es posiblemente el más firme candidato a no sobrevivir hasta el 2018 si la contaminación de las aguas del golfo de México y la pesca furtiva de alguno de sus ejemplares no cesa.

5. Abejas

Las abejas son una especie prácticamente imprescindible, según los expertos, para la reproducción de la vida en muchos ecosistemas, gracias a su papel en la polinización de las plantas. No obstante, un informe de Greenpeace advierte de que las poblaciones de abejas disminuyeron en Europa un 25% entre 1985 y el 2005, y datos más recientes apuntan a que el 46% de las 68 especies de abejorros europeos están en declive y 24% en peligro de extinción. Estados Unidos ya ha incluido siete especies de abejas en la categoria de "en riesgo de extinción". Las causas del descenso de la población de estos insectos varían según la zona, aunque el uso masivo de pesticidas tóxicos para esta especie es uno de los factores más comunes.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.