Ir a contenido

¿Sustituto del condón?

Jiftip, el nuevo juguete sexual que no convence a los médicos

Los especialistas alertan de que la pegatina que bloquea la salida del semen no previene de enfermedades de transmisión sexual ni de embarazos no deseados

Gabriel Ubieto / Barcelona

Captura del vídeo tutorial de cómo se coloca el nuevo Jiftip, el preservativo masculino que  no convence a los médicos.

Captura del vídeo tutorial de cómo se coloca el nuevo Jiftip, el preservativo masculino que  no convence a los médicos.

Jiftip es uno de los nuevos juguetes sexuales que han irrumpido en el mercado. Es un adhesivo que se coloca en el meato (el orificio por donde sale el semen o la orina) para bloquear la salida de esperma durante el acto sexual, aunque "no es un condón ni una alternativa a uno". Así es como los mismos distribuidores lo describen en su página web. "Es importante que todo el mundo entienda que no es un anticonceptivo, pues ni previene el embarazo ni el contagio de enfermedades de transmisión sexual", alerta el doctor Ferran Garcia, especialista de la clínica Institut Marqués de Barcelona y presidente de la Asociación Española de Andrología (ASESA)

Los mismos distribuidores reconocen en su página web que este producto no está avalado por estudios científicos previos. Por ello, no se puede hablar de si es más o menos eficaz que un preservativo clásico, aunque debido a lo reducido de su tamaño y al método de colocación, es “mucho más fácil que se desprenda durante el acto sexual", comenta el doctor Eduard Ruiz Castañé, director del Servicio de Andrología de la Fundació Puigvert. A este inconveniente habría que añadirle la falta de educación sexual previa respecto a este tipo de producto, lo que puede llevar a una mala colocación. "Debemos ser más exigentes como usuarios y como profesionales", comenta Ruiz Castañé.

El Jiftip está fabricado con poliuretano, un material hipoalergénico. Sin embargo, al carecer de estudios científicos previos, "es razonable pensar que si el adhesivo es muy fuerte puede generar irritaciones al ser retirado", reflexiona el doctor Ferran Garcia. 

¿Cuál es entonces su función?

Los distribuidores de este nuevo producto definen el papel de Jiftip como el de "mantener la fiesta del pene puertas adentro" y evitar que el semen salga. "Jiftip juega con el estereotipo de que usar condón es molesto. Si bien es cierto que la sensación no es la misma cuando se usa que cuando no, hoy en día se comercializan verdaderos preservativos casi impercetibles por ninguna de las dos partes a precios razonables", analiza el doctor Ruiz. "Hay algunos hombres que consideran que el momento de ponerse el condón le resta espontaneidad al acto o que se distraen, pero dado que tampoco cumple las funciones de un preservativo, no serían argumentos válidos para sustituirlo", añade.

¿Es molesto o dañino bloquear el semen?

Los especialistas consultados coinciden en que bloquear la salida del semen no es dañino para la salud. Tampoco debería reducir el placer del coito, pues recuerdan que este se desarrolla en el cerebro, no en el miembro viril. Sin embargo, sí puntualizan que, dependiendo de la cantidad de flujo expulsado, debido a factores como la edad o los días previos de abstinencia, en ocasiones puede generar alguna molestia.  

En Catalunya actualmente el Jiftip únicamente se puede adquirir vía 'on line', a un precio de ocho dólares (unos siete euros) las tres unidades, ya que el Col·legi Oficial de Farmacèutics de Barcelona ha declarado a este diaro que no hay constancia de que haya alguna farmacia catalana que lo comercialice.

0 Comentarios
cargando