Ir a contenido

FENÓMENO FAN

Parchís, el reencuentro casi 40 años después

In-Edit prepara un documental sobre la primera y más exitosa banda infantil española

La productora lanza una campaña de micromecenazgo con recompensas para sus seguidores

Luis Benavides

La formación original de Parchís.

La formación original de Parchís.

“Discos Belter da la oportunidad a niños de 8 a 12 años que canten bien y tengan buen sentido del ritmo, para la formación de un conjunto infantil y grabar discos”. Con este anuncio, publicado en varias publicaciones barcelonesas en 1979, nacía Parchís, una banda cuyo éxito se tradujo en ventas millonarias de discos, giras internacionales y unas canciones que todavía siguen muy presentes en el recuerdo colectivo. In-Edit Producciones, responsable de los festivales de cine documental In-Edit y Moritz Feed Dog, prepara ahora un homenaje al fenómeno Parchís en forma de documental.

Aunque la banda se disolvió en el olímpico 1992 después de varios cambios de formación, el documental se centra en el quinteto más popular. Tino, Yolanda, Gemma, Frank y David fueron las cuatro fichas y el dado de Parchís. Poco podían imaginar cuando fueron escogidos en aquel ‘casting’ que marcarían a varias generaciones de jóvenes tanto en España como en América Latina. “Aquí vivieron el fenómeno fan, pero fuera fue algo muy fuerte. Llegaron a actuar en el Madison Square Garden de Nueva York, algo al alcance de muy pocos”, recuerda Cristian Pascual, director de In-Edit Producciones, quien destaca el componente humano del documental. “Lo que más nos interesa es cómo lo vivieron, tan jóvenes, y cómo están ahora. Se trata de explicar la vida a partir de la música”, añade Pascual.

El documental, que será dirigido por Daniel Aransanz (‘Venid a las cloacas: La historia de la Banda Trapera del Río’, ‘El Peor Dios’), se empezará a rodar este verano y verá la luz a finales del 2018, unos 40 años después de la formación de la banda, gracias a colaboradores como Movistar+ y las aportaciones de los mecenas. “La campaña en Verkami nos permitirá arrancar el proyecto a nivel de tesorería, pero también nos sirve para medir la respuesta de la gente. Y de momento está siendo muy buena, sobre todo fuera. Entre las recompensas para los que hagan una aportación hay cedés, camisetas, pases en exclusiva e incluso cenas con los miembros de la banda”, explica Pascual, quien recuerda que Parchís abrió en América Latina el camino para muchas otras bandas infantiles como Timbirichi o Menudo de las que surgieron artistas de talla internacional como Paulina Rubio o Ricky Martin.

Richard Royuela, editor de la revista 'Rockzone' y miembro fundador de Background Noise, dedicada a la comunicación musical, es ideólogo del documental y se encargará del guión. “Todo empezó cuando hace cinco años le puse un deuvedé de Parchís a mi hija, cuando ella tenía tres años. Se quedó enganchada a la televisión y me sorprendió cómo podía conectar tanto con algo tan antiguo”, recuerda el crítico musical. “De cara a las entrevistas que les haremos, me interesa saber cómo vivieron la fama y cómo consiguieron retomar sus vidas al salir del grupo, que coincidió con una etapa tan complicada como es la adolescencia”, avanza Royuela, quien en la primera toma de contacto se ha encontrado cinco adultos con vidas felices y estables: “No son juguetes rotos. Son conscientes de que vivieron algo único y guardan un muy buen recuerdo, aunque lógicamente la fama tiene sus sombras”. 

"Hablaremos de todo lo que haga falta, también de los aspectos negativos. No todo fue maravilloso. Todavía guardamos algún resquemor, sobre todo en temas económicos. Vimos menos dinero del que seguramente nos correspondía”, asegura Constantino Fernández, más conocido por todos como Tino, la ficha roja, el mayor. Ahora tiene 50 años recién cumplidos y vive la preproducción del documental con orgullo e ilusión. “Después de tantos años pensaba que esa historia solo le interesaba a los protagonistas y allegados, pero parece que no”, explica Tino, quien se considera afortunado por haber podido viajar por todo el mundo y, sobre todo, por haber disfrutado del cariño de tanta gente. "Que todo eso que vivimos pueda quedar grabado para la posteridad es genial", añade Tino.